Alejandro Sanz se lleva a su 'paraíso' a 5.000 fans

  • La salida de David Bisbal y el momento de cantar el 'Corazón partío' fueron los dos momentos grandiosos de la noche

Comentarios 5

Excepcional ambiente en el Palacio de los Juegos Mediterráneos anoche para ver, de nuevo en Almería, a Alejandro Sanz. Ha pasado ya mucho tiempo desde la ultima vez que Sanz actuará en esta tierra. No obstante, sus fans y sus incondicionales estaban anoche en su concierto.

Sanz,  que salió al escenario con puntualidad británica, iba vestido con vaqueros, deportivas blancas, americana remangada y camiseta gris. Fue recibido con grandes vítores y comenzó su actuación con  Mi Peter Punk, para seguir con Lo que fui es lo que soy y Desde cuándo.

Así fue intercalando los temas de su último disco con temas más viejos y conocidos, que el público coreaba. Sobre un impresionante escenario, con impactantes juegos de luces, Sanz fue desgranando un amplio repertorio. Hubo grandes baladas como Desde cuando, Yo hice llorar hasta los ángeles, Cuando nadie me ve o Nuestro amor será leyenda y también momentos más cañeros con Corazón partío, Looking for paradise, Mala, No es lo mismo o Lola Soledad y momentos emotivos cuando interpretó Yo sé que la gente piensa.., Tú no tienes la culpa o Lo ves.

Alejandro Sanz se dirigió al público que no dejaba de jalearle y con evidentes signos de felicidad les aseguró algo que la mayoría ya conocía: "esta noche es nuestra noche; algo va a pasar; no sabemos muy bien qué pero algo va a pasar. Va a ser una noche muy especial".

Hubo que esperar una decena de temas para que la noche viviera un anunciado momento antológico. Sin duda, todos  esperaban la presencia de David Bisbal que cantó el tema Nuestro amor será leyenda con Sanz. Fue uno de los momentos más apoteósicos de la noche.  "Para venir a Almería quería traer un regalito, pero me he dado cuenta que lo tenía aquí, Qué mejor que mi compadre, David Bisbal". 

Apoteosis total, el Palacio se venía abajo y todos y cada uno de los asistentes coreó palabra por palabra la canción. Bisbal se despidió dando las gracias "por este sueño que se ha hecho realidad".

Finalmente Alejandro acabó el concierto con un medley de Y si fuera ella, Mi soledad y yo, Amiga mía y A la primera persona. Alejandro fue llevando a su particular paraíso al público que disfrutó de lo grande a lo largo de dos horas de concierto y que coreó todas sus canciones. Entre ellas "las más significativas para mi". Entonces sonó el Corazón partío y de nuevo el Palacio puso a prueba la solidez de su construcción

 Sanz estuvo muy simpático a lo largo de toda la noche y además se mostró encantado de volver a Almería a ofrecer un concierto. En todo momento se sintió muy feliz de estar en la tierra de Bisbal. El artista ofreció un concierto histórico, agradó mucho a su público y para muchos recordó años pasados con temas que siempre se guardan en la memoria.

La escenografía resultó muy impactante, con un gran despliegue de potencial de sonido sobre un escenario impresionante, en el que una gigantesca pantalla dotada de tecnología 3D proyectaba imágenes con diferentes dimensiones ópticas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios