Almería y Huelva se unen en el Festival Interprovincial de Bandas de Música

  • La Agrupación Musical San Indalecio y la Banda Municipal de Punta Umbría hicieron desde pasodobles hasta bandas sonoras

El Auditorio Maestro Padilla celebró el viernes el VII Festival Interprovincial de Bandas de Música, en el que el talento de los almerienses y los puntaumbrieños brilló con luz propia. El concierto, que comenzó con la Banda Municipal de Punta Umbría y continuó con la Agrupación Musical San Indalecio, de La Cañada, hizo un repaso a algunas de las bandas sonaras actuales más populares, sin olvidar la tradición española de los pasodobles, entre otras piezas. Esta actividad se enmarcaba dentro del Almería Summer Festival.

Cumpliendo con la tradición de devolver las invitaciones entre formaciones, los onubenses fueron acogidos en la capital, ya que los músicos de San Indalecio tocaron en su localidad hace unos años. La banda invitada fue la encargada de abrir el espectáculo con La Concha Flamenca de Perfecto Artola, para continuar con un recorrido por piezas pertenecientes a bandas sonoras como las de Hook, de John Williams, Ivanhoe de Bert Appermont y la suite At Worlds End de Hans Zimmer, de Piratas del Caribe.

Tras este completo y alegre repertorio, la presidenta de la Agrupación Musical San Indalecio, María del Mar de Haro Vizcaíno, hizo entrega de un recuerdo del encuentro al director de la banda invitada, una pieza conmemorativa con el símbolo de Almería, el Sol de Portocarrero. Nicolás Díaz Través agradeció el gesto en nombre de su grupo y regaló a su vez una pequeña escultura de una coquina, también muy característica de las playas de Punta Umbría.

Tras este gesto de hermandad entre los músicos, el concierto continuó con la agrupación local. Bajo la batuta de Juan José Navarro Hernández, los almerienses comenzaron también con un pasodoble, Las arenas, de Manuel Morales. Después de los aires españoles del inicio llegó uno de los momentos más esperados de la noche, la interpretación de Fantasy, de Philp Sparke, con Raúl Sabiote como bombardino solista.

Para rematar la noche, The Island of Light, de José Alberto Pina, trasladó al público del Maestro Padilla a la isla de Menorca. Este poema sinfónico ilustra leyendas y lugares de este paraíso en el que se entremezclan diferentes realidades y sonidos. En cada uno de sus tres episodios, la isla de la luz refleja un sentimiento diferente. En Cova d'en Xoroi se narra la leyenda de un moro apodado Xoroi, así como de su fatal destino. Con un poderoso comienzo en el que la percusión fue la protagonista, y con toques árabes entre los oboes y los clarinetes, se dio paso a un registro completamente distinto.

En Sobre las nubes, una melodía suave y emocional desliza sus notas, para volver a cambiar en el último movimiento de la composición. Los Gigantes, mucho más dura y grandiosa, estuvo además acompañada por proyecciones de cuevas que ilustraban la leyenda de estos seres mitológicos que trabajaban la piedra. Un final apoteósico y muy aplaudido por el público del Maestro Padilla, que ya espera la próxima edición de este encuentro entre bandas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios