Clint Eastwood, el actor que se hizo en Almería

  • La reciente biografía del actor escrita por Patrick McGilligan cuenta como vivió el astro del cine los rodajes en la provincia

Hace dos semanas se publicaba en España la biografía de Clint Eastwood, escrita por Patrick McGilligan, historiador y biógrafo de algunas de las piezas más prestigiosas y deseadas de Hollywood, como Robert Altman, George Cukor y Jack Nicholson.

La vida de Eastwood está ligada en los años 60 a Almería, donde rodó tres películas bajo las ordenes de Sergio Leone.

Precisamente, esos tres filmes Por un puñado de dólares, La muerte tenia un precio y El bueno, el feo y el malo marcarían al actor, que cosecharía un gran éxito en Estados Unidos. Se puede afirmar que Eastwood cobró popularidad y se hizo un gran actor con estos tres rodajes.

En esta gran biografía, se da cuenta de lo que opinaron muchos de los que trabajaron con el actor cuando rodó en tierras almerienses en los años 60, protagonizando la Trilogía del Dólar de Sergio Leone. Está claro que Eastwood comenzó su carrera ascendente como actor en Almería, haciendo spaguetti-westerns.

En el libro, McGilligan cuenta como Leone descubrió a Clint Eastwood para rodar la película `Por un puñado de dólares'. "Lo que más me fascinó , por encima de todo, fue su aspecto externo". En la biografía de Eastwood, McGilligan apunta que "Sergio Leone no se lavaba mucho. Era un maniaco del ahorro.  Tenia un apetito monstruoso que le convirtió en un oso gordo y malhumorado con el tiempo".

"Trataba a la gente fatal y su psique poseía una fealdad que se reflejaba en sus películas. No obstante, casi todos los críticos  del mundo admitirían que fue uno de los directores de cine visionarios, pese a que su producción durante 30 años se limitó a un puñado de títulos', comenta McGilligan sobre Leone.

A Clint  Eastwood le dieron unas instrucciones muy claras. No podía disparar en la película de forma rápida. Leone en una entrevista llegó a decir que cuando le vio la cara al actor dijo. "Esa cara… con un puro. Y un sombrero de vaquero". Colocarle el puro en la boca no fue fácil, puesto que Clint no era fumador y se preocupaba mucho por su salud. 

Los exteriores de Por un puñado de dólares se iban a rodar en un pequeño pueblo de la provincia de Almería. "Almería contaba con montañas, llanuras y desiertos que podían pasar por los del sudoeste de Estados Unidos. Cerca de allí se habían rodado algunas escenas de Lawrence de Arabia", escribe McGilligan.

"Eso era antes del turismo y los hoteles de cinco estrellas. Casi todo el personal se alojó en casas de lugareños. La comida era sencilla y las instalaciones sanitarias muy básicas. La jornada laboral duraba 12 horas. En el plató hacía calor, estaba lleno de polvo y siempre invadido de moscas", señala.

"El lugar de procedencia de los actores era de lo más diverso. Los extras y especialistas eran gitanos que Leone confiaba en que pasaran por mexicanos. La mitad de los técnicos hablaba italiano, y la otra mitad parecía hablar todos los idiomas del mundo del western, salvo el inglés", continua McGilligan.

En el rodaje de La muerte tenia un precio, Clint volvió a comportarse concentrado y hosco, leía la revista Time entre toma y toma, y se acurrucaba en el asiento de algún coche durante las largas esperas.

El libro de más de 800 paginas es un recorrido asombroso, profundo, a veces terrible por su vida y por su obra, y que ha construido McGilligan con muchos elementos, algunos de los cuales tan poco propicios al biografiado como la animadversión o el resentimiento.

El trabajo de McGilligan con la historia de Eastwood empieza en la pura minería: tira del hilo genealógico del personaje hasta que llega a los primeros Eastwood irlandeses que llegan a Estados Unidos, en el siglo XVII. Y así se llega hasta Clinton Eastwood  que se casó con Margaret Ruth Eastwood, quien dio a luz en San Francisco, el 31 de mayo de 1930, a un niño de seis kilos al que llamaron Clinton y que pronto asumió el diminutivo de su propio padre: Clint.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios