Empresarios con vocación romántica

"La crisis nos asusta tanto que hemos decidido unirnos en esta aventura para poner un poquito de alegría a este momento tan difícil". Con esta respuesta al unísono advierten de sus intenciones unos recién estrenados empresarios que, desde el pasado mes de febrero, acariciaban el proyecto de inaugurar local propio en el centro de Jerez. "Esta idea nace de una amistad cimentada en muchas noches de conversaciones eternas, de terapias de grupo compartidas liberadas de las pasiones de nuestras carreras", comenta el cantante y compositor David Demaría para nuestros lectores. Y continúa. "Acabo de finalizar la gira de La fuerza de la voluntad -en la que hemos superado los 60 conciertos-, he hecho un tema para Pastora Soler, dos para Malú y otro para una campaña contra el cáncer con David Santiesteban".

No obstante, la puesta en marcha de LaLola supone su proyecto más querido, esa amante compartida por un trío que, nada más conocer la que fuera Casa de Acogida de la Iglesia de las Angustias -el restaurado edificio del siglo XVIII que alberga el establecimiento-, supo que era ése y no otro el lugar ideal para materializar su ilusión. "Lo hemos decorado con motivos personales", explicaba el bailaor Antonio El Pipa. "Tenemos desde la primera guitarra de David a un traje del maestro y otro mío de cuando empezaba". "Por lo modernista que es podría estar en Berlín o Londres pero nosotros le hemos incorporado detalles andaluces", completa de María ante la mirada atenta de Padilla. "Yo soy el que tiene las llaves para abrir y cerrar", bromea un torero que, después de mucho esfuerzo y mucha lucha, puede enorgullecerse de ocupar un puesto fijo en casi la totalidad de los carteles de las corridas feriales de nuestro país. "Tenemos muy claro hasta dónde llega la amistad y dónde empieza la sociedad. Además, nos admiramos mucho unos a otros".

Tres pisos, 200 metros de planta y un claro espíritu de cuidado y mimo de cualquier tipo de manifestación artística. "Nuestra intención es que, quien quiera respirar y hablar de arte, posea dónde hacerlo", reflexiona El Pipa. Y, ante la preocupación de que sus respectivas carreras pudieran peligrar a raíz de esta actividad, todos coinciden en la misma respuesta. "Nuestras trayectorias ya están encaminadas. Esto es el capricho de tres compadres que no querían quedarse sin rendir un homenaje a Lola Flores, por un lado, y a las mujeres, en general, por otro", aclara el intérprete de Caminos de ida y vuelta. "Incluso, ante tanta violencia de género, es una forma de mostrar nuestra repulsa a este mal que sufrimos en la actualidad", matiza Antonio.

Recitales, presentaciones de discos, tertulias o, simplemente, una cercana conversación. Todo tiene cabida, a partir de ahora, en un espacio que nace con la clara intención de marcar la diferencia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios