Estrella Morente 'iluminó' con su voz prodigiosa la Plaza de la Catedral

  • El 51º Festival de Flamenco y Danza celebró el sábado el segundo de sus grandes recitales con la presencia de la granadina

Sobre el papel, la cantaora Estrella Morente era uno de los grandes atractivos de esta edición del 51º Festival de Flamenco y Danza de Almería y la masiva asistencia de público, el sábado, a la Plaza de la Catedral, confirmó las expectativas.

Un recinto que estuvo a punto de colgar el cartel de no hay entradas para ver ese embrujo que en la planta y en su dominio escénico derrocha la granadina, mezcolanza de los talentos de su madre Aurora Carbonell y, especialmente, el del desbordante Enrique Morente.

Precisamente varios fueron los guiños que hizo Estrella al legado de su padre, no solo en varias estrofas durante el recital, sino también asegurando que "mi padre quería mucho esta tierra y siempre se ha sentido aquí como en casa, eso lo hace más especial todavía", recordó antes de dedicar uno de sus interpretaciones a Pedro Segura, varios de sus tíos y a la Peña El Taranto.

Como ocurre con Mercé o Poveda, Estrella Morente es una artista que por popularidad y notoriedad ha trascendido lo que podría llamarse como el círculo flamenco canónico. Su cante, con cuidados melismas, buen gusto por la melodía y el acompañamiento armónico, representa una conjunción de la tradición clásica con los desarrollos más contemporáneos que hacen de enganche al gran público para que el flamenco no sea considerado como un círculo minoritario.

En ese planteamiento, Estrella alumbró la Plaza de la Catedral con un inicio accesible, por fandangos o por esos tangos que su padre bordó en el álbum Sacromonte al compás del "tienes la cara de haber pasado una noche mala".

Acompañada de José Carbonell 'El Monty' y José Carbonell 'Montoyita' a las guitarras, Ángel Gabarre y Antonio Carbonell al cante de acompañamiento, coros y palmas y por Pedro 'Popo' a la percusión, la mayor de las hijas de la leyenda del cante realizó una primera parte del repertorio sentada con sobriedad en la silla.

Pero fue curiosamente en la segunda parte, de pie y casi al borde del escenario, cuando Estrella Morente se bregó con más sentimiento, con unas bulerías introducidas por Gabarre y Antonio Carbonell como La Alhambra lloraba y sus toques andalusís, Moguer o Defender Andalucía, también de su padre, con unas sevillanas flamencas llenas de referencias a coplas y letras populares o con esa excelente versión del Volver de Carlos Gardel y Alfredo Le Pera que fue el colofón tras más de hora y media de espectáculo.

El Festival continuó anoche con el concierto de la cantaora onubense Rocío Márquez, los bailaores almerienses Julio Ruiz y Rocío Garrido y el taller coreográfico de Olga Pericet.

Además hoy lunes y mañana martes, la terraza del Centro de Interpretación Patrimonial recibirá a las 22 horas Tres a Compás, dos noches de baile con dos ternas de artistas almerienses: Gloria 'La Kuka', Inés de Inés y Alberto Ruiz el lunes y Tania Santiago, Nuria Martínez y Gloria Pérez el martes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios