Exposición retrospectiva de Juan Ibáñez en el Castillo de Santa Ana

  • El artista, nacido en Tabernas, pasó sus años de juventud en Vera y lleva 25 años trabajando para el Ayuntamiento de Roquetas, aunque en Navidad se jubilará

El pintor Juan Ibáñez inaugura hoy viernes a las 20:00 horas una excepcional exposición, que supone una muestra retrospectiva de su obra artística, en el Castillo de Santa Ana en Roquetas de Mar. El artista, que a finales de año se jubila como trabajador del Ayuntamiento de Roquetas, después de una labor encomiable a favor de la cultura del municipio, mostrará una serie de obras de distintas temáticas realizadas al óleo y pastel.

La muestra titulada Memoria y futuro se divide en cuatro salas. En la primera sala se mostraran una serie de obras de pequeño formato denominada 'Apuntes'. En la segunda sala va 'Luz del Sur' donde Ibáñez muestra obras en torno a los paisajes y La Chanca; en la tercera sala denominada 'Como excusa el bodegón' dedicada al bodegón y en la cuarta sala se muestran una variedad de toda su obra denominada 'Miscelánea'.

Ibáñez lleva toda la vida dedicada a la pintura, aunque en este tiempo lo ha alternado con otros trabajos. Desde que hizo el servicio militar se encuentra en el municipio de Roquetas. Todavía recuerda su primera exposición en el Hotel Satélite Park en los años 80. En 1987 comenzó a trabajar para el Ayuntamiento de Roquetas como monitor de dibujo y pintura.

Ibáñez es un pintor con experiencia y además con mucho gusto por los temas que suele tratar en sus obras pictóricas. Fue alumno del pintor indaliano Miguel Cantón Checa. "Reconozco que la obra mía sobre la Chanca tiene una clara influencia de mi maestro, Cantón Checa. Me encantan esas texturas que él me enseñó a hacer".

El bodegón también es algo que Ibáñez siempre le ha gustado pintar. "Le pongo mucho cariño, porque como el pastel se trabaja con los dedos y es una cosa que me apasiona. El óleo tiene mucha fuerza y utilizar el pincel y la espátula, pero el pastel es como acariciar el papel. Es una parte amorosa hacia la pintura trabajando con el pastel", comenta.

Juan Ibáñez se jubila a finales de este año y quiere dedicarle más tiempo a la pintura. "Me siento muy satisfecho del trabajo realizado en este tiempo. He estado nueve años de responsable del Castillo de Santa Ana y he intentado junto a Eloisa Cabrera traer a los mejores artistas. El reto ha sido muy grande y creo que se ha conseguido que ese espacio se conozca en toda España. Ha sido un trabajo intenso, que ha merecido mucho la pena".

A pesar de los grandes éxitos, Juan Ibáñez es consciente que ha habido cosas que dadas las circunstancias económicas no se pudieron hacer. "En primer lugar dejamos de hacer los catálogos porque económicamente no se podía. Me quedé con muchas ganas de hacer una exposición de Canogar y otra de Viola, pero finalmente aunque me la ofrecieron, al final no pudimos hacerlas".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios