El Festival de Málaga viaja del acoso escolar al apocalipsis

  • La sección oficial del certamen ha proyectado 'Cobardes', segunda película de José Corbacho y Juan Cruz, y un apocalíptico 'thriller' psicológico, ‘Tres días', primer largometraje del cordobés Javier Gutiérrez.

Comentarios 1

El tándem Corbacho y Cruz, triunfadores con su primera película, "Tapas", en el Festival de Málaga de 2005, presenta ahora esta historia que tiene como tema el acoso escolar pero presenta en segundo plano otros acosos y la incomunicación familiar.

Corbacho ha explicado que han mostrado el instituto de Hospitalet en el que estudia el protagonista "como una representación en pequeño de la sociedad en la que vivimos".

A su juicio, su nueva película tiene puntos en común con ‘Tapas’, como "la incomunicación de sus personajes, su soledad y el alienamiento social", aunque cree que ahora "es más contundente el pesimismo" de la historia.

Durante la fase de elaboración del guión estuvieron en contacto con adolescentes, profesores, psicólogos y otras personas que conocen el fenómeno del acoso.

En ese momento comprobaron que "alguien que ha recibido algún acoso acaba reproduciendo ese modelo", por lo que incidieron en "trabajar en la fina línea que separa a las víctimas y los verdugos".

El objetivo era contar una historia con la que "la gente se vaya a su casa y se pregunte una serie de cosas", según Corbacho, que en este proyecto dejó de lado la máxima cinematográfica que desaconseja rodar con animales y con niños.

"Trabajar con chavales es un arma de doble filo, porque hay que motivarlos, pero dan mucha verdad. No tienen la técnica interpretativa de los actores con experiencia, pero tienen unas reacciones muy reales", ha afirmado en rueda de prensa.

Mientras, en ‘Tres días’ el secretario general de la ONU anuncia que un meteorito gigante chocará con el planeta y acabará con él en 72 horas, y la acción se desarrolla en un pueblo perdido donde Ale (Víctor Clavijo) vive con su madre (Mariana Cordero) y recibirá la visita de un misterioso personaje encarnado por Eduard Fernández.

Gutiérrez cree que ‘Tres días’ es "un cuento moderno, con partes oscuras, tiernas y crueles", que mezcla distintos géneros, como el ‘thriller’ y el fantástico, con un "trasfondo apocalíptico de ciencia ficción".

El director considera, que al margen del meteorito, la película no tiene "nada que ver" con otras como ‘Deep Impact’, ya que cuenta una historia "mucho más psicológica".

Los niños del reparto le aportan "frescura" a esta película "tan oscura", según Gutiérrez, que creen que ayudan al espectador a "encariñarse y sentirse identificado" en la "atmósfera claustrofóbica" del filme, "con un peligro exterior, el del meteorito, y otro peligro real que se cierne sobre ellos".

Al ambiente de la película, ya presentada en la sección Panorama del último Festival de Cine de Berlín, también contribuye la banda sonora, de Antonio Meliveo, que ayuda a que "la atmósfera opresiva vaya calando".

Respecto al salto al largometraje, Gutiérrez ha apuntado que ha sido "muy progresivo", ya que sus cortos "nunca fueron fáciles" y le ha gustado siempre "apostar por proyectos que sean un reto y un poco de locura".

Sin embargo, el rodaje de un largometraje significa "un desgaste físico mucho más importante, con una gran cantidad de detalles que hay que cuidar, porque exige mucha dedicación y estar todo el día al máximo rendimiento".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios