Juanma Cidrón ofreció el martes un viaje musical desde la Alcazaba hasta el infinito

  • El artista hizo 'Gnostic Laberyntus' y un fragmento revisado de 'De la sombra y de la espuma'

Ni la lluvia ni el viento que sorprendieron el martes en Almería impidieron que Juanma Cidrón, el maestro de la música electrónica, se volviese a subir a un escenario de su tierra después de algo más de ocho años sin hacerlo. El Patio de Armas del conjunto monumental de la Alcazaba se abrió para él y para el centenar de espectadores que ansiaban volver a escucharlo y éste no defraudó. Cidrón tocó en directo una de sus piezas más recientes Gnostic Laberyntus, 63 minutos inspirados en el filósofo del Siglo de Oro italiano Giordano Bruno, que fue quemado por hereje por defender que el universo era infinito, teoría que aún se mantiene hoy.

Con Gnostic Laberyntus -laberinto del conocimiento-, Juanma consiguió hacer viajar a los espectadores hasta el infinito y mejor aún, que éstos pusieran a 'bailar la mente', tal y como adelantaba él mismo durante el 'Desayuno con la prensa' en Café Cyrano. Y es que la música de Cidrón es peculiar, única, hecha con sintetizadores, teclados y diversos instrumentos analógicos y sin nada de informática.

Tras 'el laberinto del conocimiento', Cidrón ofreció un fragmento revisado de ...De la sombra y la espuma..., una pieza que le trae muy buenos recuerdos ya que la tocó en 2008 en el Convento Las Puras también durante unas Jornadas de Teatro del Siglo de Oro. Para la ocasión, Juanma contó con la soprano Laura Moyano, que sin duda hizo un arreglo de voz brillante.

Juanma Cidrón agradeció a las Jornadas de Teatro del Siglo de Oro su invitación a participar una vez más en este festival del que guarda unos recuerdos "muy bonitos". Ahora también son las Jornadas y los espectadores los que, tras el concierto del martes, no se pueden olvidar de él.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios