Liron Man presenta en la Plaza Vieja el Hang, un nuevo instrumento musical

  • El músico hebreo dio un recital basado en músicas procedentes de Israel, India, Irán y países árabes · Cientos de personas llenaron la Plaza de la Constitución en este concierto del Festival Alamar

Muchísimo público acudió el miércoles en la Plaza Vieja para ver al músico Lirón Man. Muchos fueron por la curiosidad de ver el instrumento denominado Hang, creado en unos laboratorios suizos, en manos de Man, que estuvo arropado por su grupo. El concierto fue intenso y gustó mucho al público.

Man estuvo acompañado en el escenario por Ángela Solís, viola y voz, Carlos Merino a la percusión, Ricardo Piñero al bajo y María Sahara que fue la bailarina que protagoniza con sus movimientos el tema Arivaivai.

El artista hebreo hizo un extenso repertorio basado en músicas de Israel, India Irán, Sufí y países árabes en general. Su actuación comenzó con el tema Raki Tam, para continuar con Sand of Tohoughts e India. También hicieron Bulironerias, Desert Sung, Summertime, Rikitaun y cerraron con My Friends. Lo llamativo de la noche de este concierto de Alamar fue el instrumento musical Hang y el disfrute de ver a María Sahara con sus bailes.

El Hang es un instrumento musical de percusión creado en los laboratorios pertenecientes a la compañía PANArt, por Félix Rohner y Sabina Schärer en un cantón de Suiza en el año 2000. Hang significa mano en idioma Bernés. Fue el resultado de 25 años de investigación científica con acero y otros instrumentos de percusión resonante por todo el mundo, como el Gong, el Gamelan, etc.

Se puede tocar de varias formas: con la punta de los dedos, los pulgares o la palma de la mano, o mezclando las tres a la vez. La mayoría de las veces, el Hang se coloca sobre las piernas del ejecutante. Su sonido es metálico, armónico y con cierta capacidad melódica.

El instrumento se compone de dos hemisferios de metal soldados y los lados se llaman Ding y Gu. El lado Ding contiene 8 tonos musicales en forma de círculos que rodean a un círculo central mayor (el llamado Ding) y que tiene un sonido muy parecido al Gong.

El otro lado, el lado Gu, tiene un agujero para la resonancia del sonido que se genera dentro. Es un instrumento muy portátil a pesar de su aparente volumen.

Liron Man tras el concierto explicaba que "no es fácil conseguir el instrumento porque hay muy pocos fabricantes y tienen lista de espera, más o menos unos cinco años. El instrumento lleva solo funcionando unos once años. Me encuentro muy cómodo con el Hang. Yo toco la guitarra flamenca, y es mil veces más difícil tocarla que el hang".

Tras concluir el concierto se acercaron muchos curiosos y músicos de profesión a Liron Man para que les diera explicaciones sobre este nuevo instrumento que causó una gran sensación entre el público. Alamar sigue cosechando éxitos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios