María Berasarte transporta hasta Portugal al público de la Plaza Vieja

  • La cantante donostiarra hizo gala de su enorme capacidad artística, su cercanía a los espectadores y sobre todo, convirtió en fácil un género que es de los más complejos

El Festival Alamar contó el pasado martes con una artista cercana, con una gran voz y sobre todo una cantante que transmitió mucho al público. Se trataba de María Berasarte que ofreció un recital en la plaza Vieja, lugar que hacía años no acogía ningún concierto ya que se está rehabilitando los edificios que rodean este espacio, y que además tuvo una buena aceptación puesto que hubo una gran asistencia de público.

El recital centrado en la música portuguesa y el fado, también sirvió para que esta gran artista hiciera algún tema en euskera y presentará algunos de las canciones de su disco Todas las horas son viejas. Se mostró encantada de estar en Almería, ciudad que no conocía hasta ahora y además quedó fascinada por el pescado frito que se hace en Almería. En el concierto estuvo acompañada por David González a la guitarra clásica; José Luis Montón a la guitarra flamenca; Jorge Tejerina a las percusiones, Gorka Hermosa al acordeón y Fernando Judice al bajo acústico.

Berasarte hizo una serie de fados en castellano y además los hizo creíbles, puesto que aparte de buena voz, los gestos, sus manos y su expresión ensalzaban un género que no es nada fácil interpretar. Con su tono de voz, su saber estar en el escenario, e incluso sus movimientos en algunos temas gustaron muchísimo al público que no perdió detalle de su actuación.

Luego claro está que la simpatía de la artista hace más fácil el éxito puesto que sabe cómo llegar al público, puesto que no hay que olvidar que muchas de las artistas portuguesas, muchas de ellas muy conocidas, en el escenario suelen ser más distantes. Berasarte ha conseguido llevar el fado a su terreno y lo más importante, es que no intenta a imitar a nadie, sino que es ella, su voz y sus músicos en el escenario.

Adicionalmente a su repertorio de fados, Berasarte quiso recordar también en este concierto otras facetas suyas, en particular sus coqueteos con el mundo del flamenco. La presencia en el escenario del guitarrista flamenco José Luis Montón se dejó notar en el repertorio interpretado por María, con la inclusión de un par de temas aflamencados cosecha del propio guitarrista, la bulería Inténtalo encontrar y la balada Contigo. Claro está que María se atreve casi con todo e hizo La Tarara de Federico García Lorca.

La tradición musical vasca también encontró hueco en el repertorio de María, que interpretó una bellísima canción en euskera titulada Kopla Berriak y el tema Txoria Txori, una nana en euskera que cantaba una mujer de Guipúzcoa que hace años se marchó a Buenos Aires y que suele cantar a sus nietos para no olvidar sus raíces.

Dejó un gran sabor esta artista, que aunque es más conocida fuera que dentro del país, tiene un gran futuro, porque es artista ante todo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios