Muere a los 73 años Sydney Pollack, el prolífico director de 'Tal como éramos'

  • Ganó dos Oscar en 1985 por 'Memorias de África', con su amigo Robert Redford y Meryl Streep · Comenzó como actor, fue productor y dirigió películas como 'Tootsie' y 'Danzad, danzad, malditos'

El cineasta Sydney Pollack, que alcanzó el firmamento de Hollywood en los años 70 y 80 con títulos como Tal como éramos y Memorias de África, película por la que obtuvo el Óscar como director, falleció la madrugada del lunes al martes víctima de un cáncer a los 73 años. Polifacético, Pollack se consagró al cine en muchas de sus formas, primero como actor, después como director y durante sus últimos años como productor, si bien volvió a reaparecer en la gran pantalla en Michael Clayton o la más reciente La boda de mi novia.

Su carrera, sin embargo, será recordada por su trabajo detrás de las cámaras en más de 40 filmes, especialmente en su faceta como director durante la primera mitad de los años 80. De esa época es la renombrada Tootsie (1982), una comedia que marcó su carrera y logró 10 nominaciones a los Oscar, a pesar de que la Academia de Hollywood le concedió la estatuilla únicamente a Jessica Lange por su actuación como actriz de reparto.

Pollack era un amante de las celebridades del cine, que se convirtieron en una tónica general en casi todas sus producciones. Dirigió a Burt Lancaster, Natalie Wood, Robert Mitchum, Al Pacino, Harrison Ford, Meryl Streep, Nicole Kidman y Barbra Streisand. "Es un poco más peligroso con ellos -solía decir-. Son más irritables y uno tiene que ser cuidadoso, porque uno puede ser despedido. Pero si ellos hacen lo que mejor hacen es realmente interesante". Fue famosa su amistad con Robert Redford, con quien realizó siete películas, entre ellas Memorias de África (1985). Esta producción le valió le sirvió para conseguir la estatuilla en la categoría de director, en la que ya había estado nominado dos veces: Tootsie y Danzad, danzad, malditos (1969). Memorias de África obtuvo también el Oscar a la mejor película, que también fue a parar a las manos de Pollack, que durante sus más de cinco décadas vinculado al cine logró seis nominaciones, dos de ellas premiadas, la última por la producción de Michael Clayton.

Sus comienzos estuvieron ligados a la interpretación, arte que estudió en The Neighborhood Playhouse School of the Theatre de Nueva York, donde acabó dando clases y conoció a una estudiante que en 1958 se convertiría en su mujer, Claire Griswold. Su debut en la gran pantalla como actor no llegaría hasta 1962, con War Hunt, aunque pronto dejaría la actuación en segundo plano. De su matrimonio nacerían tres hijos, uno de los cuales moriría en 1993 en un accidente aéreo. La desgracia lo mantuvo apartado del cine durante unos años.

Reaparecería en 1995 con Sabrina, adaptación de la célebre película de Billy Wilder, y cuatro años después rodó Caprichos del destino. Distinguido en 2002 en el Festival de Cine de Locarno con un Leopardo de Oro Honorífico a su trayectoria, combinó la realización con la labor de producción para otros directores, sobre todo en los últimos tiempos. Son los casos de la cintas de Ang Lee Sentido y sensibilidad o El paciente inglés y Cold Mountain, de Anthony Minghella.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios