"Mi casa en Navidad huele a puchero, jamón, cante y baile"

Es mujer y madre. Cantante y actriz. Diseñadora y perfumista. Está claro que, aunque los datos de paro sean preocupantes, Rosario siempre tendrá una salida laboral. Forma parte del carácter inquieto y rebelde de esta mujer que, recién cumplidos los 45 años, se enfrenta a su presente con la serenidad de haber alcanzado casi todas las metas. No obstante, el futuro aún le depara, seguro, apasionantes nuevos retos que ahora podrá afrontar envuelta en una fragancia presentada en un frasco con forma de corazón, según ella, "lo más importante que tenemos en nuestro cuerpo".

-¿De qué forma se implica usted a la hora de sacar adelante un proyecto como este perfume?

-Hablé con el equipo de Puig y comenté aquello que me gustaba y que llevo en mi cuerpecito: las flores que me han hecho sentir, los jazmines de Andalucía, los naranjos de mi niñez en Marbella… Algo que tuviera pasión, que fuera fuerte, oriental y étnico. Es como la música, donde puedes mezclar miles de detalles pequeños.

-¿Para qué momento del día resulta Siento más apropiado?

-Yo creo que para el atardecer, cuando se ha ido el sol. (…) ¡Aunque, si lo usas por la mañana, también olerás maravillas! (risas).

-Señáleme alguna fragancia que le haya marcado en su vida…

-La de mi madre. Su piel tenía un olor especial, personal y maravilloso. Muchas veces, cuando abrazo a mi hermana Lolita, me recuerda mucho a ella.

-¿Cómo lo hace para tener tantos frentes abiertos y responder a todos ellos?

-Con mucha ilusión y aprovechando los momentos. Me doy gloria de mantenerme en mi profesión y seguir siendo Rosario. Ése es el mejor regalo.

-Creo que el miércoles por la noche ofreció en Madrid un concierto inolvidable, ¿no?

-Fue en el Teatro Lope de Vega y las entradas eran carísimas, lo que me dio mucho orgullo. Valoras aún más que eso pase en este período tan complicado y doy las gracias al público porque a él no se le engaña.

-¿No será que se termina recogiendo aquello que, previamente, se ha sembrado?

-Creo que la vida es justa. Cuando lo haces de verdad, la gente lo sabe.

-¿Descansará unos días en Navidad?

-Claro. Me quedan cosillas pendientes hasta el 20 de diciembre pero después me tomaré unas vacaciones.

-¿Y a qué huele su casa durante las fiestas navideñas?

-¡Uy! A puchero, a jamón y a comida (risas). ¡Y a cante y a baile!

-¿Le gusta más regalar o que le regalen?

-Las dos cosas aunque, en esta ocasión, mis Reyes Magos van a venir cargados con muchos de mis perfumes… (risas).

-La suya es una esencia femenina… ¿Cuál le gusta para el hombre?

-Una que sea muy suave y fresquita, que dé sensación de limpieza. A ellos les pondría sólo un toquecito de flores.

-De todos modos, la fragancia más fantástica comentan que es la de los niños…

-Ellos son ángeles, lo más bonito del mundo. Su olor te regenera las células.

-¿Perfuma a los suyos?

-No, no mucho. Tienen su propia personalidad y los prefiero así, al natural.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios