Noche mágica en el concierto homenaje a los Beatles

  • Beatles Connection, Flaming Pie y La Raspa actuaron con mucho público

La beatlemania primera de los yeyés, la de los beatles rompedores y rockeros y el espíritu de los clubs londinenses, todos, se dieron cita el pasado viernes en el Gran Hotel Almería en la décima fiesta que anualmente organiza la asociación cultural John Lennon Almería Forever.

El éxito de público vino acompañado del éxito musical en una noche variada, donde los tres grupos participantes ofrecieron las caras más diversas y complementarias de los años sesenta. Los éxitos más conocidos fueron servidos por los Beatles Connection, aquellas canciones rítmicas que acompañaron la eclosión de la banda de Liverpool en todo el mundo.

Desde She loves you a Ticket to ride, la banda de Chipo Martínez demostró su buen oficio. Los primeros acordes sonaron a la hora anunciada, las 22:15 horas con la voz del Teddy Boy Paco Carreño invocando "una pequeña ayudita de mis amigos". En ese momento, eran cientos los amigos reunidos en el salón Indalo del Gran Hotel, que se quedó pequeño para el evento. Maduros yeyés de los sesenta, unos músicos y otros aficionados, que en los sesenta respiraron aire fresco del mundo desde este rincón aislado del planeta.

Y jóvenes apenas veinteañeros, entusiastas amantes de los Beatles de última hora. Es una de las características de este evento que se viene celebrando desde 1999. "Somos una gran familia que nos vemos todos los años y nos felicitamos la navidad con esta música", afirma Adolfo Iglesias, cofundador de la asociación beatlemana. "La pena es que no venga ningún político para que vea con sus propios ojos que este concierto sin apoyo público supera con creces la media de asistencia de cualquier otro evento musical organizado por Ayuntamiento o Junta. El éxito está asegurado, si no fuera así, no llevaríamos diez ediciones celebrándolo".

Los Beatles Connection cerraron su tanda con un magnífico Hey Jude, en el que Diego Cruz volvió a demostrar por qué reina en la noche musical almeriense. Tras los almerienses, los madrileños Flaming Pie ofrecieron con garra una mezcolanza musical vibrante y divertida, desde una versión golfa de Volare a temas patrios de Los Angeles y Los Brincos. Disfrutaron e hicieron disfrutar al mismo público que el año anterior los acogió cansados a altas hora de la madrugada.

Ofrecieron en bandeja un menú de lujo con Who, Van Morrison, Kinks y Stones. Temas como Revolution, Don't let me down o Rain electrizaron a jóvenes y menos jóvenes. Y se enchufaron aún más para acabar junto al padre de todos los rockeros: Chuck Berry, con la versión mejorada del Rock and roll music que hacía John y sus amigos, estandarte de la beatlemanía rockera.

Y otro hijo de Berry cerró la noche La Raspa. El grupo almeriense ya tocó en la primera edición de este concierto en 1999 y repitió la versión reggae de Dont' let me down de aquel año en la Sala Venue.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios