El Patito Feo llega a Aguadulce de la mano de la compañía Sol y Tierra

  • La representación del programa 'A pie de calle' será a las 21:30 horas

La compañía de Títeres Sol y Tierra lleva hoy jueves hasta Aguadulce la obra de El Patito Feo, una de las historias más conocidas de Hans Cristian Andersen y posiblemente la más adecuada para poner en escena a través del teatro de títeres y actores. La representación será a partir de las 21:30 horas en la zona de Villa África.

El Patito Feo representa la imagen de los excluidos, de los perdedores, de aquellos que a primera vista no son muy atractivos, pero que sin embargo están llenos de buenas cualidades. En este montaje dirigido al público infantil, Sol y Tierra quiere seguir trabajando en un teatro comprometido con los problemas sociales de nuestra época y la integración de los más desfavorecidos.

Las obras de Sol y Tierra están recomendadas a niños a partir de los 3 años así como a toda su familia. Lo más destacado de los montajes de Sol y Tierra reside en su plástica innovadora en línea con la estética del cómic y en unos libretos de creación propia donde se abordan temas de actualidad, tales como, la sensibilización hacia el reciclaje, la interculturalidad, la paz o el no sexismo y otra serie de valores que en ocasiones la sociedad tiene olvidados y que las obras de Sol y Tierra, con sus mensajes, invitan a recordarlos.

Dora es una niña enclenque, de larguísimas piernas de flamenco, voz ronca y carita fea. Su presencia despierta la risa de los burlones de la escuela y el barrio, y un insufrible sentimiento de lástima en los mayores. El día de su décimo cumpleaños recibe como regalo un libro de cuentos que relata la historia de un patito, feo como ella, triste, tímido y acomplejado como ella. Mientras lee el cuento, transcurre la historia de Patito. Dora sufre y llora a lágrima viva, la pena de Patito es la suya. Pero algo cambia al llegar al final de la lectura.

Entonces Dora comprende que toda ayuda debe esperarla de si misma, de sus propias fuerzas, sin huir ni avergonzarse. Al cerrar el libro, lejos de atormentarse con lo que no está a su alcance componer, Dora decide dedicarse a observar todo lo bueno y bello que hay a su alrededor, con la determinación de convertirse en escritora y producir muchos libros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios