Presentado el libro 'Flamencos de Gañanía' en la Peña El Ciego de la Playa de Huércal

  • También tuvo lugar anoche un recital de Ana Peña que estuvo acompañada de Antonio Moya

Comentarios 0

La Peña El Ciego de la Playa acogió anoche la presentación del libro "Flamencos de Gañanía", editado por Giralda y escrito por Estela Zatania. Posteriormente tuvo lugar un recital de cante de Ana Peña que estuvo acompañada de Antonio Moya a la guitarra.

Estela Zatania nace en Nueva York y con once años, se aficiona a la guitarra, estudiando varios años con el maestro Mario Escudero. Paralelamente se inicia en el cante con una discípula del Chaqueta, y a los 18 años José Greco la contrata como cantaora de su compañía, realizando giras por Estados Unidos, Canadá y América del Sur.

En 1970 se traslada definitivamente a España donde sigue trabajando como cantaora para baile en grupos y teatros de la época. En 1980 forma cuadro propio con el que sigue trabajando ininterrumpidamente hasta el 2001 cuando el director de una revista on-line, tras leer algunos de sus mensajes en un foro de discusión, le pide que colabore como comentarista, y en el 2002 es contratada como responsable de contenidos de la revista electrónica Deflamenco.com, donde sigue actualmente y tiene publicados cientos de artículos.

En 2003 recibe una beca de investigación de la consejería de Cultura de la Junta de Andalucía para estudiar el flamenco en los cortijos del Bajo Guadalquivir. Recibe en 2004 el Premio al Periodismo Flamenco, "Ciudad de la Unión".

Estela Zatania vive en Jerez de la Frontera y colabora regularmente con las revistas Acordes de Flamenco, Sevilla Flamenca, Alma 100, El Olivo, A Compás y La flamenca, y es miembro fundadora del Foro Cultural Flamenco "Morón 2004". Participa desde 2004 en la tertulia radiofónica de Ondajerez "Los Caminos del Cante".

El libro 'Flamencos de Gañania. Una mirada al flamenco en los cortijos históricos del Bajo Guadalquivir' constituye todo un trabajo de campo antropológico sobre el flamenco expresado de forma natural entre las familias gitanas y andaluzas que trabajaban como jornaleros en los cortijos de la campiña de Jerez, Lebrija y Utrera, con entrevistas e informaciones sobre los principales aficionados al cante que animaban los duros días de trabajo, verdadero sustrato cultural del flamenco, plasmado luego en "artificio" (Arte) por los profesionales de este género.

Posteriormente cantó en la Peña la sevillana Ana Peña, una mujer que comenzó pronto en el flamenco, aunque luego paso un tiempo alejada totalmente de los tablaos.

Tras su boda se asentó en Jerez de la Frontera, localidad que con anterioridad frecuentaba. Quedó viuda prematuramente, volviendo a los escenarios y realizando nuevas grabaciones. Ha trabajado con el grupo La Cuadra de Sevilla y en diversos elencos. El tiempo ha minado algo aquella fuerza primitiva, pero su voz sigue portando los ecos campesinos de la zona de Utrera-Lebrija.

Etiquetas

más noticias de CULTURA Ir a la sección Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios