Robin Williams quiere tener un buen divorcio

Muy pocos se esperaban la separación del actor Robin Williams, de 56 años, y su esposa Marsha Garces, que tiene 51 primaveras. Sin embargo, una vez tomada la decisión, Williams está decidido a que el proceso sea lo más respetuoso posible. Y así lo ha prometido ante el juez.

La pareja ha firmado un acuerdo con sus objetivos, entre ellos las promesas de evitar enfrentamientos y anteponer, ante todo, el bienestar de sus hijos, según exponen los documentos presentados en el Tribunal Superior de San Francisco.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios