2010 El año de Elsa

Elsa Pataky ha conseguido, a sus 33 años, ser una de las "estrellas" más cotizadas de la actualidad. Una actriz que, si bien aún espera esa oportunidad que la consagre profesionalmente, prosigue dando pequeños pasos en una ascendente carrera que, no olvidemos, comenzó en 1997 con la exitosa televisiva serie, Al salir de clase. Por aquel entonces, Elsa -hija de un bioquímico español y de una publicista de ascendencia húngara y rumana que emigró a nuestro país- era una chica bastante diferente a cómo la conocemos hoy día pues, aparte de ser más joven, su rostro no había sufrido los retoques de cirugía estética a los que, con posterioridad, sería sometida.

Sea como sea, lo cierto es que, el resultado, no pudo ser más espectacular y, de hecho, esta misma semana ha sido considerada, junto a Isabel Preysler, la poseedora del mejor cutis nacional por encima de otras compañeras como Penélope Cruz o Paz Vega. Eso junto al honor de ser señalada por la revista Interviú -eso sí, después de la presentadora Pilar Rubio-, la "más deseada de España", superando en este ránking a otras como Sara Carbonero y Patricia Conde.

No obstante, lo que de veras le importa a la intéprete es ser reconocida, más que por su belleza, por unas cualidades profesionales que sí han seducido ya a directores como José Luis Garci, bajo cuyas órdenes grabó Ninette o Tiovivo c. 1950. Además, en su trayectoria figuran otros títulos como Santos, Romasanta, Asterix y Obelix en los Juegos Olímpicos o Giallo, junto al que era, hasta no hace demasiado, su novio, Adrien Brody. Y es que, si hay algo por lo que la artista se ha destacado, ha sido por su capacidad para conquistar a chicos tan atractivos como el popular Fonsi Nieto.

Con el piloto tuvo un romance que inició en 1999 y que resultó tan sólido que incluso les llevó a comprar una casa en la sierra madrileña y planear una boda que nunca se produjo. Eran mediados de 2004 cuando saltaba la noticia a los medios de comunicación y se confirmaban lo que habían sido multitud de rumores en torno a una pareja que también compartió algunas campañas publicitarias basadas en el indudable atractivo de estos dos sex symbols que, de inmediato, recuperaron, tras su ruptura, la estabilidad sentimental. Ella, en concreto, lo hizo con el actor francés Michaël Youn (2004-2005) en una controvertida unión durante la que nunca cesaron las afirmaciones que aseguraban que él le era infiel a su novia y que, como demostró en alguna aparición televisiva, no la respetaba en la medida que Pataky merecía.

Al final, entre unas cosas y otras, llegó a inevitable separación y, sobre todo, el que parecía iba a ser el hombre definitivo para nuestra paisana: el mencionado Adrien Brody (2006-2009). Con él se dejó ver en infinidad de actos sociales y se planteó una convivencia en un castillo que, según se publicó en una famosa revista del corazón, el protagonista de El pianista, de Roman Polansky, había regalado a una prometida que, mientras tanto, intentaba abrirse camino en el mercado Hollywoodiense con películas como Serpientes en el avión, por la que recibió duras críticas por parte del sector especializado.

Sin desfallecer en el empeño, Elsa iba y venía a su tierra donde, durante todo este tiempo, ha continuado siendo reclamada como imagen de diferentes productos y donde, no podemos olvidar, se vio envuelta en un escándalo cuando, en 2007, participó en un posado semidesnudo para Elle que, sin permiso, pirateó la referida Interviú ofreciendo a sus lectores la intimidad de "la" Pataky. Esto le causó un gran disgusto y, de inmediato, desembocó en una demanda a los responsables de tal acto en búsqueda de una justicia que, en forma de indemnización, llegó con posterioridad.

En la actualidad, y cara al 2010 que acabamos de inaugurar, hay dos proyectos que, en relación a esta mujer, se esperan con impaciencia. Por un lado, la próxima producción de Bigas Lunas, DD en Hollywood, cuyo peso recae por completo en la figura de la sexy rubia, y, por otro, El capitán Trueno la cual, tras muchas vicisitudes, contará con la flamante Elsa para encarnar el papel de la princesa Sigrit. Un personaje que, en función de todos los criterios, va "como anillo al dedo" a la encargada de darle vida. Eso, junto a la participación en el serial mexicano, Chanoc -al lado de Aarón Díaz y Manuel "Loco" Valdés-, son parte de los trabajos que aguardan la llegada de la que parece haberse recuperado del último bache emocional sufrido gracias a los mimos de otro guapo como Olivier Martínez (ex, a su vez, de Kylie Minogue y Goya Toledo). Juntos forman una bella y perseguida estampa que apuesta por un amoroso futuro común que, ojalá, sea el que les lleve a pronunciar el esperado "sí, quiero".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios