La furia perpetua de la diosa de ébano

Fue la primera mujer de color que apareció en la portada de la revista Vogue en sus ediciones francesa y británica. LLegó, vio y triunfó, como el emperador Julio César, sólo que su imperio, parece no tener fin.

Después de que cayera la era de las supermodelos y la mayoría de las maniquíes de su generación pasaran a la historia, Naomi ha conseguido mantenerse en la cima gracias a su capacidad para reinventarse. En la última década hemos podido ver a la diosa de ébano convertida en actriz de la mano de Spike Lee, ha aparecido en vídeos musicales de Michael Jackson, Aretha Franklin y George Michael, también se ha atrevido con la literatura como co-autora del best-seller Swan y además es propietaria del próspero Fashion Cafe, junto a Claudia Schiffer, Christy Turlington y Elle MacPherson.

Sin embargo, ninguna de estas versiones de sí misma ha ocupado tantos titulares como su temperamento.

En 1997 protagonizó su primera polémica, al aparecer envuelta en un abrigo de peletería unos meses después de haber prestado su imagen a una asociación de lucha contra el comercio de pieles. Cinco años después ganó un juicio contra el Daily Mirror, al que denunció por publicar unas fotos suyas saliendo de un centro de ayuda para toxicómanos.

Aquel triunfo ante los tribunales no pudo frenar los rumores acerca de las supuestas adicciones de la modelo británica, que ya habían empezado a comentarse el día en que Naomi Campbell fue hospitalizada por sobredosis en Las Palmas de Gran Canaria. Cuentan que Joaquín Cortés acababa de poner fin a su relación y la top no pudo soportarlo.

A pesar de que Campbell manifestó en su día que cada vez que empieza una relación, tiene la esperanza de que sea definitiva, sus romances suelen ser breves y agitados. Por sus brazos han pasado celebridades como Mike Tyson, Sylvester Stallone, Robert De Niro, Eric Clapton y Flavio Briatore. Según la prensa venezolana, su última conquista ha sido el presidente Hugo Chávez, lo que ha propiciado ciertas comparaciones con Carla Bruni.

El servicio domestico también le ha dado algún dolor de cabeza... O más bien, ella a su asistenta, cuando le lanzó un teléfono móvil. Según la agredida el suceso se produjo después de que la modelo perdiera los nervios porque "no encontraba unos vaqueros diseñados por Estella McCartney".

La última salida de tono de la modelo ha tenido lugar en el aeropuerto londinense de Heathrow, donde escupió al policía. Al parecer Naomi estaba furiosa porque habían perdido su equipaje y los propios pasajeros la denunciaron por "comportamiento agresivo".

Bien aconsejada por sus asesores, la británica decidió limpiar su imagen uniéndose a la campaña contra el dengue en Río de Janeiro. Lastima que el instituto de hematología local tuvo que rechazar su donación porque ha sido operada recientemente.

Puede que su mala fama tenga poca solución pero al menos se lo toma con sentido del humor, como puede apreciarse en la foto. Lo que nadie puede negar es que, a sus casi cuarenta años, Naomi Campbell sigue manteniendo una presencia constante en las pasarelas internacionales y campañas publicitarias. ¿Alguien da más?

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios