El público abarrotó la iglesia de las Claras en el gran homenaje a la saeta

  • Excepcionales las actuaciones de María Canet, María José Pérez y Rubito de Pará, que contaron también con la voz de Juan José Ruiz Plaza y Niño de las Cuevas · La Banda Municipal, extraordinaria

El cierre del VIII Ciclo de Música Sacra fue apoteósico el viernes en la iglesia de las Claras. Esta actividad que organiza la concejalía de Cultura y en el que colabora el Obispado de Almería concluyó con un recital, donde la saeta fue la gran protagonista. Fue un éxito total ya que los artistas participantes estuvieron magistrales y además como viene siendo habitual hubo muchísimo público que no pudo entrar al templo ya que se encontraba totalmente lleno.

El acto que fue presentado por Antonio Sevillano contó con las actuaciones de la Banda Municipal de Música dirigida por Juan José Navarro y los artistas María Canet, María José Pérez y Rubito de Pará. Recitó versos el roquetero Juan José Ruiz Plaza acompañado del Niño de las Cuevas. Todo fue sencillamente bellísimo y el público correspondió al final con uno de los más largos aplausos que se hayan dado en este ciclo de música sacra.

Este homenaje a la Saeta que llevaba por título Verso y cante comenzó con la actuación de la Banda Municipal de Música de Almería que interpretó A ti Manué de J. J. Puntas. Seguidamente la joven artista almeriense María Canet hizo una saeta que puso al público en pie, a lo que siguieron unos versos de Villaespesa recitados por Juan José Ruiz Plaza acompañado a la guitarra por el Niño de las Cuevas.

Luego actuó Rubito de Pará y María José Pérez, dos artistas excepcionales que hicieron una saeta por seguirillas y la almeriense que estuvo magistral haciendo una saeta por seguirillas, aunque hacia un cambio por tonás. Aunque no cabía un alfiler en las Claras, el público se sentía muy satisfecho de lo que estaba contemplando.

De nuevo la Banda Municipal de Música interpretó la pieza Costalero de M. Salas. Juan José Ruiz Plaza con el Niño de las Cuevas leyó un texto de Carlos Murciano y cerraron con el poema La Pedrada, de Gabriel y Galán. La Banda interpretaba luego Soleá, dame el paso de E. de Antas y luego volvían a actuar María José Pérez, María Canet y Rubito de Pará, haciendo una saeta carcelera, otra nueva saeta con mucho sentimiento y la tradicional Saeta de Serrat.

El cierre a este ciclo de música sacra corrió a cargo de la Banda Municipal de Música de Almería que interpretó la ya conocida pieza Saeta con arreglos de G.F. Ríos.

Este ciclo de Música Sacra, el octavo ha resultado un rotundo éxito, ya que en esta edición, los conciertos han llegado hasta barrios más distantes de la capital, como pueden ser Cabo de Gata y El Alquián. La respuesta del público ha sido excelente y la calidad de las actuaciones se pueden considerar que fueron sobresalientes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios