De Primera

Chema Fernández

Ataque de entrenador

Ramis da la sensación de que, por momentos, no lo tiene nada claro. Si hay que señalar a un culpable de la derrota del equipo en Córdoba ese es el entrenador, que no supo elegir a un once capaz de pelearle el partido a un Córdoba que se encontró con un gol tempranero y que supo perfectamente gestionar ante la inocencia y falta de competitividad de un rival desquiciado, sin patrón de juego, sin saber qué hacer en el campo, generando además inseguridad a los propios jugadores a la vez que dar la sensación de que no sabían qué hacer. Los cambios continuos en la defensa y la ausencia de Uche fue lo más criticado por parte de una afición que se quedó esperando, tras el encuentro, que alguien del vestuario les pidiera perdón por el partido que hicieron, más aún cuando de forma sorprendente Luis Miguel fijo, entre otras cosas, que se notaba quien se estaba jugando algo. ¿a qué fue el Almería a Córdoba, a pasar el día? Y ahora los jugadores hablan de intensidad, de que hay que ganar o ganar, de demostrar lo que se están jugando, de salir enchufados, y tal y tal y tal … ¿y por qué no aplicaron ese discurso en el vestuario de Córdoba? ¿es que acaso no iba con ellos lo de dejarse hasta el último aliento en el campo para conseguir la victoria? Tiene que ser Ramis el que enchufe a los jugadores, los conciencie y sea capaz de transmitirles lo que hay en juego y si el equipo no funciona es, sencillamente, porque él no le hace funcionar. Que lleguen tarde al partido, como dijo tras el empate frente al Zaragoza o que tiraron la primera parte eso es culpa del entrenador, ya que entendemos que pone, porque es el único que tiene ese privilegio, de elegir el once que disputa cada partido, que no ha sido capaz en los dos últimos partidos de motivar o de concienciar al equipo de lo que se estaba jugando. Esperemos que haya tomado nota y que el domingo, frente al Sevilla, el equipo ni regale el partido al rival ni que llegue tarde al partido y que sea capaz de poner en liza a once jugadores que sean capaces de competir y de pelear el partido.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios