Editorial

El futuro de la Agricultura

LA llegada de Martín Soler a la Consejería de Agricultura de la Junta abre para esta provincia nuevos canales de comunicación con la administración andaluza. La presencia de un almeriense al frente del sector, que genera más valor añadido al desarrollo de esta tierra, es un acicate más para seguir trabajando en un campo que genera cada año unas ventas superiores a los dos mil millones de euros y que da trabajo a más de cien mil personas de forma directa. Las primeras palabras del también secretario general socialista apuntan en la dirección correcta: "conseguir que durante los próximos cuatro años llegue más renta al bolsillo de los agricultores y pescadores". No va a ser una tarea fácil. Sin embargo, cuenta con varios elementos a su favor: De una parte el amplio conocimiento que tiene del sector. No en vano lleva diez años al frente de un partido político, en el que la defensa de la agricultura ha sido una de las bases sobre las que se han asentado sus propuestas. De otra, está la importancia que desde Andalucía se da a esta provincia en materia agrícola. Aquí no hablamos de trabajadores del campo, sino de pequeños empresarios. Hombres y mujeres que han sido capaces de situar a esta tierra entre las más desarrolladas del país, exprimiendo cado gota de agua para alcanzar el máximo de valor añadido. Los retos, por tanto, son muchos. Las metas están al alcance de la mano, a poco que se trabaje para cerrar los males que aquejan al sector y que pasan por la necesidad de mejorar los canales de comercialización; insistir en las ayudas para renovar las estructuras y trabajar en el desarrollo pleno de la interprofesional. Es aquí donde el nuevo consejero debe insistir y no cejar en el empeño. En juego está la consolidación y modernización de un sector cada vez más competitivo, que se enfrenta a la apertura creciente de mercados y a la llegada de productos de terceros países producidos de forma más barata. Nuestra apuesta está en la innovación, en la calidad y en la producción ecológica.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios