La carencia de vitamina B12 incide en los defectos de nacimiento

  • Un estudio analiza su implicación sobre el tubo neural y la espina bífida

Las deficiencias en vitamina B12 pueden multiplicar por cinco el riesgo de defectos de nacimiento, en concreto defectos del tubo neural como la espina bífida, y sobre todo cuando estas carencias se padecen poco antes y después de la concepción, según un estudio que se publica en la revista internacional Pediatrics.

Los resultados del estudio, realizado por investigadores del Trinity College de Dublín, el Panel de Investigación de la Salud de Irlanda y los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos, muestran que las mujeres con los niveles más bajos de vitamina B12 tienen cinco veces más riesgo de tener un bebé con un defecto del tubo neural en comparación con las mujeres con los niveles más elevados. Las mujeres que consumen poca o ninguna carne o alimentos basados en animales son el grupo más propenso de mujeres a tener bajos niveles de B12 junto con aquellas que tienen trastornos intestinales que les impiden absorber suficientes cantidades de la vitamina.

Los defectos del tubo neural son un tipo de defectos de nacimiento que afectan al cerebro y la médula espinal. Uno de ellos, la espina bífida, puede causar una parálisis parcial. Otro tipo, la anencefalia, es un defecto fatal en el que el cerebro y el cráneo se encuentran gravemente infradesarrollados. Los investigadores saben que tomando otro nutriente, el ácido fólico, durante las semanas anteriores y posteriores a la concepción se reduce en gran medida las posibilidades de defectos del tubo neural. Al ácido fólico es la forma sintética de los folatos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios