La Compañía de María acoge el XXV Pregón del Costalero

  • Alberto Ortega fue el encargado de pronunciar el discurso en la iglesia que se encontraba llena de fieles y hermanos

Hace 25 años, la Compañía de María fue sede del primer Pregón Costalero. Por eso, al cumplirse esta fecha señalada, las instalaciones han vuelto a acoger la tradición de la Semana Santa almeriense.

El capataz granadino Alberto Ortega fue el encargado de dirigirse a los presentes en un acto organizado por la Hermandad de las Angustias.

El pregón tuvo lugar el pasado sábado 7 de marzo y giró sobre la figura del costalero, su labor y sus sentimientos. Ortega, a través de experiencias y recuerdos hizo un retrato de lo que es, a su juicio, "un oficio lleno de arte". El granadino reclamó ante los cerca de 150 asistentes que "antes de ser costalero hay que ser cofrade, y antes que costalero y cofrade hay que ser cristiano".

En el discurso el capataz, casado con una almeriense y que "desde hace 24 años" vive y piensa "en cofrade y en costalero" defendió la Semana Santa como "la catequesis que mejor entiende el pueblo" y criticó "las corrientes laicistas a las que les encantaría cargarse esta festividad religiosa". Antonio Andrés Díaz, capataz general de la cofradía de Estudiantes de Almería fue el encargado de presentar al pregonero. Díaz valoró muy positivamente la elección de la Iglesia Capilla de la Compañía de María para celebrar el pregón, y comentó que es "un acierto volver a recuperar este espacio religioso para la ciudad". Por otra parte, recordó que para los cofrades, "todo el año es Semana Santa". Este Pregón del Costalero tiene su origen en 1985, en un grupo de jóvenes almerienses que estudiaban en Granada y el primer pregonero fue Antonio Francisco Méndez, un reconocido capataz granadino. Alberto Ortega, el pregonero, es costalero y capataz general de la Hermandad de la Borriquilla, capataz del paso de la Soledad de Nuestra Señora y del paso de palio de La Merced.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios