Energía

Cesados el director y el jefe de protección de la central nuclear de Ascó

  • La fuga radiactiva, producida el pasado noviembre, provoca la destitución de sus cargos a los principales directivos de la central nuclear ubicada en Tarragona.

Comentarios 1

La Junta de Administradores de la Asociación Nuclear de Ascó-Vandellós ha destituido al director, Rafael Gasca, y al jefe de protección de la central nuclear de Ascó, Francesc González Tardiu, tras conocerse la fuga radiactiva que se produjo el pasado mes de noviembre en esta central tarraconense,

Según ha informado hoy la nuclear de Ascó, la Junta de Administradores ha nombrado a César Candás, hasta ahora director de la central de Vandellòs, nuevo director de la planta de Ascó, en sustitución de Gasca.

La Asociación Nuclear ha acordado, además, González Tardiu, hasta ahora jefe del Servicio de Protección Radiológica de la Central, sea sustituido por Genís Rubio como responsable del Equipo de Protección Radiológica que está llevando a cabo la investigación y el análisis de este suceso radiológico.

Precisamente, Candás, además de dirigir la central, será el máximo responsable del proceso de investigación que se ha abierto para esclarecer la emisión de partículas radiactivas detectada hace cinco meses en la central.

Tras la marcha de Candás, la planta nuclear de Vandellòs estará dirigida por Manuel Campoy Gurrea, hasta ahora jefe de Explotación de esta central, ha indicado un portavoz de la Asociación Nuclear Ascó-Vandellòs.

Estos cambios en la dirección de la central de Ascó se producen sólo unos días después de conocerse, a raíz de una denuncia de la organización ecologista Greenpeace, la fuga radiactiva que se produjo el pasado mes de noviembre en la central tarraconense.

Las instalaciones de Ascó registraron el pasado mes de noviembre un escape de partículas radiactivas procedentes de la ventilación de la planta atómica, un incidente que se clasificó provisionalmente como "Nivel 1" en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares.

Sin embargo, el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) reclasificó el pasado lunes este suceso, elevándolo al "Nivel 2".

Pese a que el CSN apunta que el impacto radiológico sobre la población y sobre los trabajadores de la central sigue estando por debajo de los límites legales, la empresa realizará mediciones de radiactividad a todas las personas que han pasado por el emplazamiento desde el pasado 28 de noviembre.

En total se someterán a estas pruebas unas 800 personas, entre ellas decenas de alumnos del Colegio Maristas de Girona, que visitaron la planta el 4 de abril.

Hasta la fecha, según el CSN, se han realizado mediciones a 579 personas, sin que en ningún caso se hayan encontrado indicios de incorporación de material radiactivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios