La OMS cree que en 12 años se verán efectos severos del cambio climático

  • La agencia sanitaria de la ONU avisa de que la especie humana es la más amenazada por el calentamiento global · La Comisión Europea lanza mañana su nueva estrategia medioambiental

La directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan, destacó ayer la estrecha relación entre cambio climático y salud y dijo que "la humanidad es la especie más importante amenazada" por este cambio en el clima. Chan se refirió a la amenaza que para la salud humana tiene el cambio climático en su discurso en la apertura, ayer, del Consejo Ejecutivo de la OMS -agencia sanitaria de la ONU-, en el que subrayó, por otra parte, la importancia de que los líderes mundiales hayan aceptado la realidad del cambio climático. "Según las últimas previsiones, África se verá severamente afectada en 2020. Sólo faltan una docena de años. Nuestro sector tiene buenas pruebas de lo que las sequías, inundaciones, tormentas, olas de calor, polución del aire, malnutrición, desplazamiento de poblaciones y enfermedades transmisibles significan para la salud", señaló Chan. Recordó, en ese sentido, que la relación cambio climático-salud será el tema central del Día Mundial de la Salud, que se celebrará el próximo 9 de abril.

La responsable de salud de la ONU se mostró relativamente optimista en relación a la evolución de algunas enfermedades de alta mortalidad, como el sida y la tuberculosis. Sobre la primera, dijo que las estimaciones publicadas en 2007 indican que la incidencia global tuvo su pico máximo a finales de los 90, y que el número de personas fallecidas de sida y enfermedades relacionadas ha ido declinando en los últimos dos años. "Es alentador. Pero todavía estamos muy lejos del objetivo del acceso universal a los medicamentos... No hacemos lo suficiente para prevenir el contagio madre-hijo", señaló. Acerca de la tuberculosis, informó de que se ha estabilizado en algunas partes del mundo e incluso ha descendido, pero llamó la atención sobre la aparición en todo el mundo de tipos de tuberculosis resistentes a los fármacos.

Mientras tanto, en Bruselas, la Comisión Europea ultima detalles para presentar, mañana, la estrategia a seguir por los estados miembros ante el cambio climático, concretamente en lo relativo al uso de la energía renovable y los biocombustibles. El denominado paquete climático y energético ha provocado las críticas de gobiernos, industria y organizaciones medioambientalistas.

Recientemente, el presidente francés Nicolas Sarkozy advirtió que su país (uno de los mayores usuarios de energía nuclear de la UE) "no podría aceptar" ninguna ley que lo obligue a usar más del 20 por ciento de energía renovable, dado que ya tiene un nivel relativamente bajo de emisiones. Los miembros de la UE están debatiendo sobre qué cantidad de emisiones debería recortar cada estado miembro, y aumentar su uso de energías renovables para alcanzar los objetivos de reducción de emisiones antes de 2020.

Tanto la industria como los sindicatos han advertido que la legislación podría expulsar la actividad industrial fuera de Europa a países con reglas menos estrictas, y solicitan un impuesto a las importaciones. Para los grupos ambientalistas, la tendencia a usar más biocombustibles podría impactar en la deforestación, disturbios y en un alza de precios de alimentos, ya que los granjeros harían un cambio de producción, de cultivos para comestibles a cultivos para combustibles.

La legislación en el centro de esta tormenta es un conjunto de propuestas de los departamentos de Medio Ambiente y Energía de la Comisión. La primera propuesta insta a un estrechamiento gradual de las reglas de la UE para el de comercio de emisiones. El objetivo es hacer más cara la emisión de gases de efecto invernadero para las grandes industrias. La segunda propuesta persigue asegurar que antes de 2020 el 20 por ciento de la energía provenga de fuentes renovables y que los biocombustibles representen un 10 por ciento del mercado. Finalmente se prevé que la Comisión proponga límites sobre emisiones no cubiertas por el sistema de comercio, e indicar cómo compartir la carga del cambio climático.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios