El control del aceite de Ucrania se efectuó sin los análisis pertinentes

  • Técnicos del Ministerio de Economía y Hacienda (Gestha) revelan que los controles aduaneros obviaron los análisis de laboratorio pertienentes y sólo se hicieron "mediante escáner".

Comentarios 6

Los técnicos del Ministerio de Economía y Hacienda (Gestha) han denunciado que los controles físicos aduaneros a los que se sometieron las partidas de aceite de girasol procedentes de Ucrania se hicieron mediante escáner y sin efectuarse los análisis de laboratorio pertinentes.

En un comunicado de prensa, Gestha asegura que desde enero han llegado a las aduanas españolas una veintena de partidas de este aceite, de las que sólo una pasó en Aduanas el control físico del cinco por ciento que exige la normativa comunitaria.

Las aduanas por las que entraron las partidas contaminadas, indica la nota, fueron Sevilla, con trece lotes del producto, seguida de Bilbao, con tres, y Málaga y Barcelona, con dos lotes cada una de ellas.

Gestha hizo hoy estas consideraciones, después de que el pasado viernes la Agencia Española de Seguridad Alimentaria desaconsejase a los ciudadanos el consumo de aceite de girasol, por haberse detectado contaminación por hidrocarburos en partidas llegadas de Ucrania.

La Comisión Europea, que confirmó la existencia de aceite en Francia, Italia, Holanda, Reino Unido y España, explicó que, según los análisis hechos, el riesgo por consumo se situaba en el nivel más bajo de la escala europea, pues no pone en peligro la salud humana.

El Ministerio de Sanidad y Consumo retiró ayer la recomendación a la población de evitar el consumo de aceite de girasol y comunicó que el aceite a la venta en los establecimientos de distribución no procede de Ucrania.

Los Técnicos de Hacienda denuncian que los protocolos de control y seguridad de las aduanas españolas no son suficientes, y a menudo se convierten en "coladeros" de mercancías de otros países, como ocurrió con los dentífricos y juguetes procedentes de China hace menos de un año.

Desde Gestha lamentan que los controles e inspecciones en las aduanas no hayan funcionado con la "eficacia" y "agilidad" necesarias para que el aceite de girasol contaminado no saltara al canal de distribución.

Por este motivo, piden que se extremen los controles e inspecciones en las aduanas de todos aquellos productos especialmente sensibles, como los alimentarios, los destinados a la higiene o para niños.

Así, aseguran, la partida debería pasar por un examen a fondo del envase, por un muestreo completo y por las pruebas de laboratorio en los puestos de inspección fronterizos, con el fin de garantizar la seguridad ciudadana.

También solicitan una mayor colaboración entre el Ministerio de de Sanidad y las Aduanas, de manera haya una información más fluida sobre los productos requisados más delicados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios