Nueve detenidos por transportar cocaína

  • EL grupo de narcotransportistas imputados, tenían encargado recoger 5.000 kilos de cocaína para llevarlos hasta la costa de Galicia.

La Policía Nacional ha desarticulado un grupo de  narcotransportistas gallegos encargado de recoger los 5.000  kilos de cocaína, aprehendidos el día 26 de febrero en alta mar a  bordo del buque "Doña Fortuna", y de transportarlos hasta la  costa de Galicia. Entre los nueve detenidos se encuentran los  encargados de contactar directamente con los suministradores del  estupefaciente en Colombia, que dirigían las labores de entrega  desde el buque nodriza.

En la operación, desarrollada en colaboración con la policía  de Génova, se han practicado doce registros en los que se han  intervenido, entre otros efectos, más de 40.000 euros en  efectivo, vehículos de alta gama y abundante documentación.

Las investigaciones se iniciaron en noviembre de 2007 sobre  un grupo de "narcotransportistas" gallegos dedicado a la recogida  de droga en alta mar, procedente de sudamérica, y su posterior  transporte hasta la costa gallega.  Para llevar a cabo el traslado, el grupo contaba con una lancha rápida amarrada en un puerto  de algún país africano, probablemente Senegal.

En diciembre de 2007 se organizó un envío de estupefaciente  desde Colombia que no pudo ser recogido por la embarcación de  esas dos personas debido a problemas técnicos. Por este motivo  comenzaron una serie de frenéticos contactos con diversas  personas vinculadas al mundo del narcotráfico al objeto de  conseguir una nueva embarcación y no demorar más la entrega de la  droga.

Tras estos intentos fallidos, el cabecilla inició los  contactos con las personas que proporcionarían el nuevo barco, quienes disponían de un socio en Italia con  el que llevar a cabo la operación. Por este motivo, desde marzo  de 2008 los investigadores españoles comenzaron a trabajar de  manera conjunta con la Policía de Génova (Italia).

A lo largo de la investigación, los agentes detectaron  durante el pasado año tres intentos más de recogida de mercancía  en el Atlántico que habían fracasado por diversas circunstancias  imputables a la organización colombiana.

Por su parte, el grupo gallego enviaba a Venezuela y a  Colombia hombres de confianza como garantía mientras realizaban  la operación. Para que estos problemas de descoordinación no se  volviesen a repetir, los colombianos depositaron su confianza en  unos ciudadanos gallegos, afincados en Redondela y Orense, que  serían los encargados de preparar una  nueva transacción. Tras un nuevo intento fallido de entrega del  estupefaciente en enero de 2009, un miembro de la organización se  trasladó personalmente a Colombia con el objetivo de agilizar un  nuevo plan para el transporte de la droga.

Esta vez se establecieron a finales de febrero unas  coordenadas concretas como punto de encuentro en alta mar para  realizar el traspaso de la cocaína. Tras someter la zona a  intensa vigilancia, se detectó en las proximidades la presencia  de una nave con rumbo a las coordenadas fijadas por los  "narcotransportistas".

Finalmente, la embarcación se dirigió hacia las coordenadas  facilitadas donde fue abordado por un buque de la DAVA (Dirección  Adjunta de Vigilancia Aduanera) desplazado al lugar a tal efecto.  A bordo de la nave, tripulada por cinco personas, se hallaron 180  fardos de cocaína con un peso aproximado de 5.000 kilogramos.

A raíz de esta intervención se practicaron también doce  registros en los que se incautaron más de 40.000 euros y  numerosos vehículos de alta gama, y se detuvo a un total de nueve  personas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios