Pescadería se vuelca con su Patrona en su procesión marítimo-terrestre

  • Miles de fieles arroparon a la Virgen del Carmen aprovechando la jornada de domingo de este año

  • Multitud de pétalos cayeron sobre la Reina de los Pescadores durante todo su recorrido

Pescadería vivió ayer uno de esos días que se marcan con rotulador en los almanaques de sus vecinos. Y es que, tras un año de espera, su Patrona salió a la calle para bendecir a todos sus habitantes y arroparlos bajo su manto marinero. La jornada comenzó bien temprano. A las diez de la mañana, y no a las doce como venía siendo habitual en los últimos años, fue la Santa Misa presidida por el Obispo de la Diócesis, Adolfo González Montes, ante la presencia de autoridades civiles, navales y militares de la ciudad. Pero, sin duda, fue unas horas más tarde cuando el barrio vivió su máximo esplendor. Un barrio de Pescadería que se volcó un año más con su Reina y decoró todas y cada una de las calles por las que discurrió la Santísima Virgen del Carmen.

Eran las seis de la tarde cuando se abrieron las puertas de la Iglesia de San Roque para que comenzara a salir el cortejo procesional. La Cruz Parroquial y distintas insignias como bandera de tramo, banderín y el flotador, todas ellas portadas por los más pequeños de la corporación, abrieron el desfile. Representaciones de las hermandades del Rocío y Estudiantes así como la del Calvario, con la que la Hermandad de la Virgen del Carmen comparte sede canónica, también compusieron el cortejo. Autoridades navales y la propia Junta Directiva de la hermandad precedieron la salida de la Virgen del Carmen. La Presidenta de la Agrupación de Hermandades, Encarni Molina, formó la presidencia junto al Hermano Mayor en funciones, José Luis Cantón, el Hermano Mayor del Calvario, José García Pardo y los párrocos del templo de San Roque. El cuerpo de acólitos embriagó de incienso una plaza expectante por ver a su Patrona. Eran las seis y cuarto cuando a los sones de la Marcha Real, interpretada por la Agrupación Musical Nuestra señora del Mar de Huércal de Almería, la imagen mariana se plantó en la calle. Una lluvia de pétalos y de cohetes marcaron los primeros pasos de esta procesión marítimo-terrestre, todos ellos al unísono sonido de los aplausos de los cientos de vecinos que se dieron cita para ver salir a su Reina. Con las marchas Sagrada Cena y La Salva, la Virgen del Carmen se dirigió hacia la calle Hipócrates a las órdenes de Manuel Sánchez Amate 'Tachuela' y de su hijo Manuel José Sánchez Muñoz. En esta vía se sucedieron varias petalás a la Reina de los Pescadores pero quizás la más significativa fue la del Grupo Joven de la Hermandad del Calvario a los sones de la marcha Jesús del Prendimiento, trabajada con cariño y sentimiento por los 28 costaleros y costaleras que fueron bajo la Señora de Pescadería. Especial fue también el siempre esperado paso por la calle Cordoneros donde se siguieron sucediendo las petalás y donde la Academia de María La Rabota dedicó un baile a la Virgen del Carmen, como viene siendo habitual. La Patrona se dirigió hacia el puerto y embarcó a las 19:46 de la tarde, siendo acompañada por más de 30 barcos durante su procesión marítima. A su vuelta, la imagen volvió a ser entronizada nuevamente en su paso repleto de flores en tonalidades blancas para emprender el recorrido de vuelta hacia su templo. Con las marchas Y contigo hasta el cielo, Carmen y Marcha Real la imagen se despidió de su barrio hasta el próximo año tras una multitudinaria procesión, aprovechando la jornada de domingo, por Pescadería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios