Cientos de coches se quedan sin plaza de parking para ir al centro diariamente

  • Los aparcamientos comienzan a colgar el cartel de completo a las 9:15 de la mañana · La capital cuenta con cerca de 2.000 plazas operativas y otras 2.500 en proyecto

Comentarios 0

Las caras de estrés se suceden cada mañana entre los conductores en busca de aparcamiento en el centro de la capital. Cerca de 2.000 plazas suman los parkings con los que cuenta Almería, aunque se quedan cortas en días laborables, por trabajo o por las personas que se acercan a la capital para realizar gestiones esporádicas. De hecho, pocos son los días en los que no se cuelga el cartel de completo en todos los parkings, sean públicos o privados. Pero pocos son los funcionarios o las personas que abren sus oficinas a las 8 de la mañana, sobre todo, en relación a los cientos de vehículos que tienen que dar media vuelta y seguir buscando.

La primera parada suele ser el Puerto de Almería, que este año ha rescindido la zona de aparcamientos respecto a años anteriores. Sólo los más madrugadores cuentan con la posibilidad de acceder al parking público, que se gestiona a través de la Asociación de Minusválidos de Almería Verdiblanca, con cerca de 500 plazas y que cierra sus vallas aproximadamente a las dos horas de abrir por las mañanas.

Así, según reconocen los agentes de la Verdiblanca, de 9:15 a 9:30 horas ya está cubierto, por lo que se impide la entrada de los conductores. No es hasta las 10:30 o las 11 de la mañana cuando empiezan a aparecer los primeros huecos de coches de personas que realizan gestiones rápidas en el centro. Además, según explica Antonio López, se espera a reabrir la entrada al parking "a que existan por lo menos 10 ó 15 plazas libres, porque si no los coches dan vueltas sin encontrarlas y no merece la pena". Entretanto, "no todo el mundo se toma la espera o que cierren el parking de la misma forma y se nota cuanto llegan con prisas al centro". Además, resalta el agente lo poco que cuestan los estacionamientos gestionados por la Verdiblanca, un euro diario para todos los parkings, lo que también suma el situados en el Hospital de Torrecárdenas, y "la seguridad que tienen por una vigilancia que va desde las 7:30 horas de la mañana hasta las 21:30".

La alternativa a esta zona de estacionamiento se establece en el callejeo en busca y captura de un estacionamiento, la utilización de un aparcamiento ilegal o meter el coche en un parking gestionado por una empresa privada.

El más cercano es el de Oliveros, con 250 plazas de la empresa Francisco Oliveros, que abre las puertas de sus accesos peatonales a las 7 de la mañana. Con todo, queda cerrado al tráfico cerrado aproximadamente de 10 a 10:30 de la mañana, al quedar cubiertas las cerca de 250 plazas con las que cuenta, todas rotacionales por la mañana, más cuando los bonos que pueden adquirir los vecinos no incluyen las mañanas y en caso de permanecer dentro, el cobro es igual al de las plazas de rotación.

"La gente se queja y grita, aunque lo mejor es no escuchar", subraya el empleado del parking, quien resalta una situación de estrés y un malhumor generalizado "quizá por ser lunes".

A las 10 de la mañana también cerró ayer sus puertas en el parking de Hermanos Machado, de Remasa y con un total de 190 estacionamientos, todas ellas de rotación. La mayoría de los usuarios cuando llega esa hora "no son capaces de esperar, vamos ciegos y se les nota el estrés", mantiene Diego García, quien reconoce que los almerienses "tenemos una hora crítica en la que no se nos puede ni hablar", y esta se establece a mitad de mañana.

Parecidas horas de cierre tienen tanto el parking de la Rambla, administrado por la empresa Proigen; y el de Obispo Orberá, de Construarán. La hora a la que "se descolapsan", según los empleados de los mismos, suele coincidir con el mediodía.

El parking con menor incidencia de clientes es el de la plaza de San Pedro, dirigida por la empresa Hogasa, cuyos empleados afirman que no suele completarse hasta las 11:30 ó 12 del mediodía.

Además, a diferencia del resto de infraestructuras subterráneas, "las principales quejas son de las personas que quieren salir y se encuentran con una cola, son los más intranquilos de todos", aunque según indica el trabajador, el tiempo máximo de espera tanto de entrada como de salida no suele exceder los cinco minutos.

Por otra parte, la capacidad real del parking viene determinada por el número de cliente de los hoteles que tienen convenio con el establecimiento, y que hacen uso del mismo "aunque para entrar tengan que guardar cola como cualquier usuario".

El seguimiento informatizado de las entradas y salidas de los parkings permite que ningún vehículo quede dentro del recinto sin contar con una plaza de aparcamiento.

Con todo, los problemas de aparcamientos son evidentes y reconocidos por parte del equipo de Gobierno, que lleva poco menos de un año de poniendo en marcha de un plan de aparcamientos, aunque los estudios y alternativas vienen arrastrándose de la anterior Corporación.

En total se espera poner en marcha en los próximos meses cerca de 2.500 nuevas plazas, aunque situadas en sitios estratégicos con los que también se pretende disuadir a los conductores para que no lleven sus vehículos al centro de la capital, la asignatura pendiente de varios Gobiernos municipales y una carencia que se puede ver todos los años, sobre todo, con el cierre del Puerto de Almería con la Operación Paso del Estrecho.

La red de aparcamientos además debe completarse con un programa de concienciación hacia el uso del transporte público, que también lleva en el calendario de compromisos desde hace varios años.

Pero la responsabilidad también recae en usuarios pocos concienciados y aquellos que no se levantan cinco minutos antes para evitar quedar sin estacionamiento, su estrés se está viendo aminorado, según los responsables municipales, a través de iniciativas puntuales destinadas a la reordenación del tráfico y de los aparcamientos en superficie.

más noticias de ALMERIA Ir a la sección Almeria »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios