Vecinos de Roquetas, medios y fuerzas de seguridad despiden a Antonio Jiménez

  • La muerte del maestro de periodistas se dejó sentir en los cientos de personas que acompañaron a su familia

Cientos de vecinos de Roquetas de Mar, representantes de todos los medios de comunicación de la provincia, miembros del consistorio municipal roquetero y personal y mandos de las fuerzas y cuerpos de seguridad, Cuerpo Nacional de Policía, Polícía Local y Guardia Civil, abarrotaron desde primera hora de la mañana de ayer la plaza de la parroquia de Nuestra Señora del Rosario, donde se congregaron para dar el último adiós al periodista Antonio Jiménez, fallecido de una neumonía en la mañana del miércoles.

Todos quisieron estar junto a Puri y Begoña, las dos hijas del periodista roquetero, en el recuerdo que se extendió hasta la homilía del párroco de Nuestra Señora del Rosario, quien recordó la figura del "cronista siempre dispuesto a contar en el periódico al día siguiente los sucesos del día. Ahora estará también pendiente de sus filtros, las fuentes de información como él las llamaba".

En unas palabras que llevaron las lágrimas a todos los presentes, el sacerdote recordó como la casualidad ha querido que "Antonio nos haya dejado un día 8, el mismo en el que falleció su mujer, Puri y su hijo Antoñito. Todos los días 8 eran para Antonio algo muy especial y hace unos días le dije que nos íbamos a ver el día 8. Hoy está aquí con nosotros".

En los corros que siguieron al funeral, representantes de la totalidad de los medios de comunicación de Almería, desde el que colaboraba en la actualidad, El Mundo, hasta los que disfrutaron de sus crónicas en La Voz de Almería o los innumerables amigos que dejó en Canal Sur o El Almería, recordaban sus crónicas, sus anécdotas, sus dichos y, sobre todo una humanidad que sobrepasaba cualquier frontera conocida.

También destacó la presencia de miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad, de la Guardia Civil que nunca pudieron conocer la identidad de sus fuentes, de la Policía Local roquetera y de la Policía Nacional a quienes llamaba a diario durante años. No quiso faltar tampoco el alcalde de Roquetas, Gabriel Amat, visiblemente emocionado al igual que sus compañeros de trabajo de tantos años en el Ayuntamiento. Antonio Jiménez ha dejado impronta en todos aquellos que le conocieron y que disfrutaron de su trabajo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios