Un tiroteo que alteró la vida del casco histórico

Algo tan vago como un "ajuste de cuentas" está en el origen del que hasta la tarde noche del domingo era el último de los crímenes de este año. Ocurrió en la confluencia de las calles Cruces bajas y San Ildefonso en pleno barrio de La Almedina.

En ese lugar, la emprendieron a tiros al menos cuatro personas,: la víctima, el autor de los hechos y otros dos jóvenes españoles que actuaron como cómplices.

Varias balas del calibre 9 milímetros se cruzaron en el camino del fallecido que no respondió a las maniobras que les practicaron los servicios de emergencias sanitarias que acudieron al lugar. Al presunto autor del asesinato se le intervino un arma de la marca Astra, cuya munición es la misma que se encontró en el cuerpo de la víctima.

La Unidad de Delincuencia Organizada y Violenta de la Policía Nacional se apuntó un nuevo éxito con la detención de las tres personas que participaron en los hechos, a pesar de que la complejidad de los mismos señalaba en sentido contrario.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios