Trolas

Hay que pertenecer a la élite intelectual para creerse estas simplezas: ninguna persona de la calle podría ser jamás tan idiota.