EEUU pedirá la pena muerte para seis detenidos en Guantánamo por los atentados del 11-S

  • Está previsto que se acuse a los detenidos de numerosos crímenes de guerra, según el diario "The New York Times"

Fiscales militares estadounidenses solicitarán la pena de muerte para seis detenidos de Guantánamo a los que se acusa de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Washington y Nueva York, informó el diario "The New York Times".

Entre los detenidos en Guantánamo está Jalid Shaikh Mohammed, presunto ex jefe de operaciones del grupo terrorista Al Qaeda y considerado por Estados Unidos como el cerebro de los atentados, en los que murieron casi 3.000 personas.

Los fiscales militares solicitarán la pena capital para los acusados porque, según dijo el funcionario al "Times", si se puede obtener la máxima pena en algún caso es en el que los acusados participaron en un crimen de la magnitud del 11-S.

La posibilidad de que los fiscales pidan la pena de muerte para los sospechosos de Guantánamo, donde hay 275 reclusos, ha generado preocupación por que el caso atraiga una atención innecesaria sobre el controvertido sistema de las comisiones militares.

Ese sistema, que todavía no ha sido capaz de celebrar ni un solo juicio, ha estado plagado de problemas desde el principio.

"El sistema no ha sido capaz de lidiar con los casos menos complicados a los que ha tenido que hacer frente hasta ahora", dijo al diario neoyorquino David Glazier, un ex funcionario de la Marina y profesor de la Universidad de Derecho Loyola en Los Angeles.

El periódico agrega que pueden pasar meses antes de que los juicios comiencen, y destaca que no está claro que se pudieran llevar a cabo las ejecuciones en Guantánamo, una base estadounidense en Cuba.

Algunos observadores también apuntan que es prematuro para los fiscales pedir la pena de muerte en un sistema de comisiones militares que ha fracasado por el momento al especificar cómo se llevarán a cabo los juicios.

"Ni el sistema ni los abogados de la defensa están preparados para un caso de pena de muerte", afirmó un ex abogado experto en temas de defensa militar al "Times".

Las fuentes consultadas por el rotativo neoyorquino identificaron a los sospechosos como Mohammed al-Qahtani, un saudí que supuestamente debía haber sido el vigésimo integrante de los cuatro comandos terroristas que provocaron los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Otro de los inculpados sería Ramzi bin al-Shibh, a quien la acusación le considera el principal intermediario entre los secuestradores que estrellaron los aviones en septiembre de 2001 y los líderes del grupo terrorista Al Qaeda.

Ali Abd al-Aziz Ali, conocido como Ammar al-Baluchi, un sobrino de Mohammed, identificado como su lugarteniente en las operaciones del 2001, también figura en la lista, así como Mustafa Ahmed al-Hawsawi y Walid bin Attash, quienes están acusados de participar en distintas tareas como el entrenamiento de los terroristas del 11-S.

La última ejecución militar en EEUU ocurrió en 1961, cuando el funcionario del ejército John A. Bennett fue ahorcado tras ser condenado por violación e intento de asesinato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios