Amaral hizo vibrar al Auditorio

  • El grupo zaragozano presentó su último trabajo 'Hacia lo Salvaje' en una actuación donde la energía sobre el escenario y los personales acordes de Juan Aguirre consiguieron poner al público en pie desde el primer tema

Dos horas de incansable directo fue lo que ofreció Amaral en el Auditorio Maestro Padilla. Una actuación que no dejo indiferente a ninguno de sus espectadores. Y es que el grupo zaragozano levantó al público de sus butacas, ya desde el comienzo. Hacia lo Salvaje, tema que le da título a su ultimo álbum, fue el encargado de abrir un espectáculo donde el grupo supo establecer un vínculo extraordinario con los allí congregados, que fue aumentando a medida que iba transcurriendo el concierto.

Eva Amaral y Juan Aguirre acompañados de su habitual banda, no dejaron impasibles a nadie, ya que la energía y garra de la vocalista envolvió al Auditorio durante toda la noche. Un concierto donde interpretaron los doce temas que componen su último trabajo, pero sin olvidarse de sus anteriores discos que fueron muy ovacionados por los asistentes, como fue el caso de No quedan días de verano, Estrella de mar o Sin ti no soy nada. Un público de lo más diverso, puesto que el abanico de edades fue bastante amplio. Cada tema se convirtió en una experiencia irrepetible, ya que Eva Amaral supo otorgarle a cada una de ellas un toque distintivo que hizo que el ritmo del concierto no decreciera en ningún momento y logro generar una gran expectación canción tras canción.

El transcurso del espectáculo estuvo marcado por diferentes momentos que hicieron de este concierto algo más. En primer lugar, la vocalista quiso pedir disculpas por el emplazamiento de este concierto, que estaba previsto en primer lugar, para el 10 de diciembre. El clímax de la actuación llegó de mano de su conocido tema Revolución, ya que micrófono en mano la artista bajo al patio de butacas para interpretarla cerca de un público que no dejo de ovacionar y dirigirle cariñosas palabras durante todo el concierto.

El tema Cuando suba la Marea fue el encargado de ponerle el broche final a la velada. Pero el grupo no quiso marcharse sin antes darle las gracias a los asistentes por su entrega durante toda la actuación y al personal de las instalaciones por su excelente trato. Unos espectadores que vibraron desde el primer acorde que Amaral interpretó sobre el escario del Auditorio Maestro Padilla.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios