"Antes de subir a un escenario me pongo histérica, luego arriba ya controlo mucho"

  • La artista ha lanzado su primer disco titulado 'Dulce arte' que ha producido su marido, Juan Carmona La cantaora viaja a París en mayo junto a Estrella Morente y Farruquito

María del Carmen Segura nace en Almería y empieza a cantar desde muy niña, y poco a poco se va haciendo sitio en su tierra natal, participando en varios festivales flamencos entre los años 1997 y 2000. Su primera aparición televisiva fue en el programa de Canal Sur Con otro aire presentado por Lolita en el año 1997. Amiga de la familia Morente y Habichuela, ahora con el nombre de Almaría acaba de lanzar su disco Dulce arte producido por Juan Carmona. Está ilusionada con su futuro artístico y vive centrada en su hija de 18 meses.

- ¿Cómo está viviendo la salida al mercado de este trabajo discográfico?

- La verdad que el disco va muy bien en ventas teniendo en cuenta la crisis que hay. Está todo flojo pero no me puedo quejar, tengo muchos proyectos. Me voy ahora a París, a Argel, a Teherán. Ya tengo en mente el próximo disco.

- Sus inicios artísticos fueron en el flamenco.

- Sí, comencé con el flamenco puro. Luego quise descansar un poco y ver otras músicas que me pudieran influir. Fruto de ello, nació este disco muy pensado y con mucho cariño. Lo he hecho muy tranquilo, porque he querido cuidarlo todo muchísimo. Hay una versión de Mina que se titula Ancora. Luego nos fuimos a la copla e hice Romance de la Reina Mercedes con unos arreglos maravillosos.

-En este trabajo también hay un tema que interpreta junto a Morente.

- Sí, grabe unos tangos con Enrique Morente. En el disco se hacen guiños a varios estilos. Hay un poco de jazz, Manuel Machado hizo dos temas conmigo dándole un toque muy especial. Hay mucho contenido social, porque en los tiempos que estamos debemos de pronunciarnos y denunciar. Hay un tema donde tocamos el maltrato de la mujer escrito por mi. Los temas que no son versiones son escritos por mi con música de Juan Carmona.

- ¿Este es el disco que siempre soñó?

- No, ni siquiera lo había soñado. Al final cuando vi el resultado es el disco de mis sueños. Ahora tengo la cabeza en otra cosa, porque el artista siempre es inquieto y se deja atrás lo hecho. Quiero seguir avanzando y buscando otras cosas.

- Hasta llegar aquí ha habido momentos buenos y menos buenos. Comenzó a cantar siendo muy niña.

- Si, me recuerdo cantando desde muy pequeña. Siempre me sentí privilegiada porque hacía lo que quería. Yo cantaba donde me apetecía y elegía en que escenario me subía, entre otras cosas, porque no vivía de eso.

- ¿Cómo recuerda los inicios?

- Cuando empecé lo hice a lo grande, porque Alejandro Sanz me presentó en una gala en Canal Sur. Eso hizo que me llamaran a los Festivales de Flamenco de la plaza Vieja y siempre he estado en el mundo de los bares con mi padre, y la gente del flamenco me ha conocido. De alguna manera sin ser profesional, fui bastante conocida.

- Pero hay un momento que desaparece.

- Sí, fui yo la que me quise retirar. Quise parar. La ilusión de mi vida siempre ha sido la música, pero siempre he dejado que la vida me lleve, nunca me ha gustado forzar.

- Entonces seguiste en Almería, en silencio.

- Sí, estuve un tiempo en Almería y luego me marché a Madrid. Luego me volví y estuve cuatro años hasta que conocí a Juan Carmona.

- ¿Qué le ha supuesto conocer a Juan Carmona, uno de los grandes músicos de este país.

- Fue algo inesperado, no estaba en mis planes. Pero es que la vida me ha dado tanto bueno. Fue una suerte conocer a Juan, luego me casé con él y tenemos una niña de 18 meses.

- Pertenecer a la familia Habichuela imagino que es un lujo.

- Estoy rodeada de mucho ingenio y mucho arte, la verdad. Son una familia maravillosa y obviamente para mi es un lujo pertenecer a esa familia.

- ¿Qué le ha aportado Juan Carmona?

- Me ha aportado mucho. Es mi mitad y mi complemento. Juan me ha enriquecido, me ha dado una estabilidad, una serenidad, y me ha dado lo más importante de mi vida que es una hija. Aparte me ha dado una visión abierta de las cosas, me ha ayudado a no acelerarme en mis decisiones respecto a todo. Me ha enseñado a escuchar, y aunque siempre he sido buena aficionada al flamenca, estoy al lado de un maestro de la guitarra. Me ha completado tantísimo que ya mi vida no tendría sentido sin él.

- Estaba llamada a ser cantante, no se imagina en su vida haciendo otra cosa.

- Cuando era más jovencita, le decía a mi gran amiga Silvia que tenía el presentimiento que no acabaría en Almería. Yo sentía algo raro y creí siempre que la vida me llevaría a otro lado. Yo no me veía toda la vida detrás de un mostrador, yo pertenezco a otro sitio, y así ha sido. Ahora vivo en Madrid y echo mucho de menos mi tierra y mi gente, a mi padre que tiene mucho arte y a mi madre.

- El nombre artístico es Almaría. ¿Por qué se decide por este nombre?

- Es un juego de palabras y se le ocurrió a mi marido. El disco es muy intimista, tiene mucha profundidad, es para escucharlo tranquilamente, porque hay que escuchar sus mensajes y está cantado con muchísima alma. Pensamos que tenía que llevar un nombre que comunicara y es una combinación entre Almería que es mi tierra y Alma, porque el disco está hecho con todo el alma.

- Creo que entre sus proyectos más inmediatos está viajar a París.

- Sí, estaré en la capital francesa el 15 de mayo. Cantaré en un Festival donde estará Estrella Morente y Farruquito.

- ¿Qué le pide al futuro?

- La verdad es que con los años cada vez le pido menos a la vida. Pido más estar a gusto conmigo misma y que mi gente esté bien.

- ¿Cómo se siente mejor, cantando o componiendo?

- Ante el micro estoy siempre mucho mejor. La adrenalina del escenario es muy grande. Antes de subirme a un escenario me pongo histérica, pero una vez que estoy arriba, me transformo y ya controlo la situación perfectamente.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios