A la mitad de su ejecución las obras de la nueva Biblioteca Municipal

  • Ramón Fernández-Pacheco y Antonio Sanz visitaron ayer las obras de rehabilitación

El alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco, junto al delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, visitaron ayer los trabajos de adaptación a biblioteca del antiguo cuartel de la Policía Local, ejecutados actualmente en un 50 por ciento.

El alcalde destacó el buen ritmo de una obra "emblemática" que quedará a disposición de la ciudad para su uso a finales del próximo curso académico, al tiempo que se mostraba convencido de que será una dotación "muy utilizada" con la que se viene a dar respuesta a una demanda de los almerienses y "a paliar el déficit que supone que en la ciudad solo exista una biblioteca, la Villaespesa, dependiente de la Junta, que todos los años se convierte en noticia porque es mucha la gente que quiere acceder a estudiar y no puede por problemas de espacio o de horarios".

El primer edil explicó que "queremos hacer de la nueva biblioteca un punto de referencia de la ciudad, al servicio de todos los estudiantes de Almería, de los investigadores, para niños, jóvenes y mayores a través de los diferentes usos que tendrán cabida en cada uno de los espacios con los que cuenta este inmueble, una vez quede culminada su adaptación y rehabilitación".

Requerido sobre el proceso participativo anunciado para la elección del nombre de la nueva biblioteca, Fernández-Pacheco adelantó que "será en otoño cuando se decida sobre el mismo" e insistió en que "será decidido por los almerienses. La avalancha de sugerencias de nombres para este nuevo espacio ha sido tal que entendemos necesaria una selección previa entre todas las candidaturas", dijo.

El delegado del Gobierno, Antonio Sanz, afirmó que el proyecto de remodelación "pone en valor un lugar lleno de historia" y constituye "una fotografía excepcional" de una forma de entender la política y avanzar en la búsqueda de resultados, que es "construir y sumar" mediante "la colaboración entre administraciones".

Las obras de adaptación del inmueble, que se iniciaron el pasado 30 de septiembre, permitirán a los almerienses "disponer de un espacio moderno para el acceso al conocimiento", a la vez que se garantiza la conservación de un "edificio histórico" que desempeña en la ciudad un "papel primordial como "agente activo de fomento de la lectura".

Fruto del convenio de colaboración suscrito en febrero del pasado año entre el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas y el Ayuntamiento de Almería, la inversión de esta obra, ejecutada por la empresa Albaida, está cifrada en 1.526.261,78 euros, de los que 650.000 son aportados por la Administración General del Estado.

Las actuaciones se desarrollan sobre el inmueble construido en 1935 por el arquitecto Guillermo Langle Rubio, que está catalogado desde el año 1986 en grado 2 de protección, con características estructurales o volumétricas de interés para la sociedad. Sanz recalcó que constituye "la más importante y mejor conservada obra del racionalismo almeriense de preguerra". El proyecto de reforma fue redactado por los arquitectos Helena de Sebastián Ochotorena, Rosa Ballester e Ignacio Espigares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios