López rechaza un "acuerdo de estabilidad" con Ibarretxe como 'lehendakari'

  • El líder de los socialistas vascos dice que las declaraciones de Urkullu demuestran "poco talante democrático" y ve difícil llegar a un acuerdo con los nacionalistas.

El secretario general del PSE-EE, Patxi López, manifestó hoy su rechazo a la propuesta del PNV de "un acuerdo de estabilidad en base a un Gobierno fuerte y estable" liderado por la formación nacionalista, si este planteamiento se hace con "Juan José Ibarretxe como lehendakari". Además, aseguró que las palabras del líder del PNV, Iñigo Urkullu, en las que calificó de "golpe institucional" la posibilidad de un Gobierno vasco del PSE con el apoyo del PP, demuestran "poco talante democrático".

En una entrevista a la Cadena Ser, López indicó que le pareció "un poco tremendo" lo manifestado ayer por Urkullu y aseguró que le gustaría que un partido "grande" como es el PNV, demostrara que "lo es en todas las ocasiones cuando les viene bien y cuando les viene mal". "Lo primero que tiene que entender el PNV es que es un partido político, nada más, y que, a veces, estará en el Gobierno y, a veces, estará en la oposición y no tiene que echarnos maldiciones bíblicas encima y que se nos abrirá el infierno si ellos no gobiernan", aseguró.

Por otra parte, ante la reunión que han mantenido hoy durante cuarenta minutos el PSE y el PNV, la primera tras las elecciones del pasado domingo, aseguró que la formación jeltzale tiene que tener la "iniciativa porque ha ganado estas elecciones o, por lo menos, ha tenido más parlamentarios y le corresponde a él explorar las posibilidades que tienen de tener apoyos suficientes para tener la Lehendakaritza".

"Es evidente que, con las posiciones que están manifestando en la prensa es muy difícil que sirva para algo o que avance en algo esta reunión. Yo dije que ibamos a acudir porque es lo que le corresponde pero que tampoco ibamos a renunciar por nuestra parte a hablar con el resto de partidos políticos para buscar esos apoyos si el PNV no los tiene".

Rechazo a "un acuerdo de estabilidad lidarado por ellos"

Ante el planteamiento del PNV de proponer a los partidos en su ronda de contactos, "un acuerdo de estabilidad en base a un Gobierno fuerte y estable" liderado por ellos, López manifestó que no aceptaría esta propuesta con Juan José Ibarretxe como lehendakari

 "Ellos mismos no debieran ni de plantearla, porque Ibarretxe ha estado jugando 10 años y en la campaña, y seguirá pensando lo que decía, que el cauce central de la política vasca es el tripartito, un tripartito que ha perdido 63.000 votos", aseguró.

El dirigente del PSE-EE añadió que el tripartito ha tenido "un castigo claro" y la sociedad vasca "lo que ha premiado es abrir un nuevo tiempo". López señaló que Ibarretxe "no es creíble ahora a la hora de disfrazarse de gran sector".

Cambio de liderazgo

López se mostró convencido de que el "cambio de verdad" en Euskadi significa también "un cambio de liderazgo". Por lo tanto, se preguntó, si es que el PNV "dice que está muy comprometido con arreglar los grandes problemas de este país", por qué no va a apoyar "un liderazgo diferente, el liderazgo del PSE para arreglar estos problemas".

Por tanto, afirmó que lo que le van a plantear al PNV es un lehendakari socialista porque "ha llegado el tiempo de cambiar el liderazgo y, además, no va a ser malo para el propio PNV, para que se repiense, se redefina y decida qué es lo que quiere, si quiere optar por seguir por esa vía radical nacionalista que nos ha tenido empantanados y en conflicto permanente durante, al menos, 10 años o quiere volver a ese nacionalismo moderado, pragmático que busca acuerdos y consensos para hacer país".

A su juicio, eso sólo lo va a poder hacer "si pasa una temporada en la oposición, que no le viene nada mal". Añadió que espera que, si, finalmente, está en esa situación la próxima legislatura, tenga "ese sentimiento de amor a Euskadi que dice que tiene para arrimar el hombro cuando hace falta".

Preguntado por si cree que un lehendakari socialista con los votos del PP se puede entender como un modelo frentista, aseguró que el frentismo "no lo hacen las siglas, lo hacen las políticas y las decisiones que se adoptan".  López indicó que puede garantizar que no va a haber "ni una sola medida, ni una sola política que expulse a nadie de su propio país", como, a su juicio, intentó hacer "el tripartito anterior".

El dirigente socialista señaló que, si finalmente gobierna su partido, su Ejecutivo se conformará "por los mejores, tengan o no tengan el carné del PSE", e incluso manifestó que "ya está pensando en varias personas que no lo tienen y que representan bien lo que es la pluralidad de la sociedad vasca". "En estos momentos, es necesario coger a los mejores y las mejores para resolver los problemas y no hacer sectarismo en este tipo de cosas", manifestó.

Por otra parte, preguntado por el "precio" que pondría el PP a sus votos para apoyarle como lehendakari, indicó que "no va a haber precio que nosotros paguemos si lo que se pretende es hacer lo contrario de lo que se hacía hasta ahora sólo para hacer antinacionalismo o antinada".

En este sentido, aseguró que "pondrán en marcha un Gobierno en defensa de todo el mundo y en defensa, sobre todo, de la sociedad vasca". "No estamos dispuestos a pagar ningún tipo de precio en ese sentido", dijo.

Ante la posibilidad de que haya simpatizantes y militantes socialistas de que no acepten que pueda ser lehendakari con los votos del PP, indicó que hay "muchísimos otros que dicen que no aceptarían que, una vez más, cuando hay una posibilidad de cambio real en Euskadi, de tener un lehendakari socialista", se cediera "esa posibilidad al PNV".

El dirigente del PSE-EE manifestó que ha hablado varias veces con el presidente del Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero, y en todas ellas "con una complicidad absoluta" porque "entiende perfectamente que la alternancia en Euskadi no es buena sólo para Euskadi, sino también para el conjunto de España".

 "Es bueno empezar a sustituir lo que ha sido un tiempo en el que parece que Euskadi nos definíamos por el conflicto que manteníamos con el Gobierno de España, por intentar permanentemente dar la espalda al Gobierno de España, a la sociedad española para empezar a abrir un tiempo de colaboración permanente. No somos una isla, Euskadi quiere construir un continente y quiere construirlo junto con el conjunto de España", manifestó.

López indicó que no está "en absoluto" inquieto por los posibles efectos en la gobernabilidad de España de un apoyo del PP al PSE en Euskadi. "Le notó muy confiado, por lo que acabo de decir es muy bueno para España el necesario cambio y alternancia en Euskadi", dijo. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios